lunes 06.07.2020
ÍÑIGO MÉNDEZ DE VIGO

El ministro, "más simpático pero igual de duro"

Ramón Ruiz lamenta que no se haya conseguido detener “lo que pensamos que es dañino para el sistema educativo”.

El ministro de Educación, Íñigo Méndez de Vigo
El ministro de Educación, Íñigo Méndez de Vigo

A pesar de que los consejeros de Educación que se reunieron ayer con el ministro del ramo, Íñigo Méndez de Vigo, para pedir una paralización de algunos aspectos de la LOMCE reconocen que existía un “talante más dialogante”, el titular cántabro de Educación, Ramón Ruiz, ha tachado de "no satisfactoria" la reunión, dado que Méndez de Vigo "en el fondo tiene la misma dureza" que su antecesor, José Ignacio Wert, pero "envuelto en una mayor simpatía".

Ruiz ha incidido en que “se haya conseguido paralizar” las evaluaciones externas, las llamadas reválidas, que suponían, a su juicio, un "aspecto superdañino" de la ley, aunque "esperábamos más", ha reconocido.

En este sentido, el consejero socialista cántabro ha lamentado que en el marco de la Conferencia Sectorial de Educación no se haya "conseguido parar lo que pensamos que es dañino para el sistema educativo". Y es que, según Ruiz, en la LOMCE "ha habido precipitación" y no se ha atendido a la petición de 12 comunidades autónomas de que se "flexibilizara" su calendario de aplicación.

Además, ha destacado que "especialmente" el decreto del Bachillerato de Artes "es una autentica chapuza" y "queríamos mejorarlo". "Siempre dijimos que somos un partido serio, de gobierno, que no vamos a hacer insumisión, vamos a cumplir la ley, pero nos hubiera gustado que las comunidades hubiéramos tenido un tiempo, un reposo para hacer las cosas bien", ha recalcado Ruiz.

En este sentido, ha precisado que "nunca pedimos que se parara la ley", sino que "se fuera año a año", de forma que se hubiera acabado ESO y Bachillerato para hacer currículums "más pensados y mejor".

Parcialmente satisfechos

Ruiz ha asegurado que este es el motivo de que estén "parcialmente satisfechos" del resultado de la reunión, al haber conseguido paralizar las evaluaciones externas previstas en la LOMCE, un aspecto sobre el que las autonomías "hicimos una defensa numantina", ha recalcado, pero no el calendario de aplicación de la ley, pese al "nuevo mapa político" resultante de las pasadas elecciones autonómicas, ha señalado.
"Hemos conseguido una parte, pero el ministro ha seguido para adelante", algo que ha puesto en relación con el actual "periodo preelectoral".

En este mismo sentido ya se pronunció Ruiz al término de la reunión con el ministro, destacando que "no hemos conseguido flexibilizar o paralizar el calendario de aplicación de la LOMCE, pero si uno de sus efectos más dañinos, al paralizar el Real Decreto de las evaluaciones externas".

A través de un comunicado, Ruiz explicó que 12 autonomías pidieron al ministro la flexibilización o paralización del calendario de aplicación de la LOMCE, argumentando que "es una ley no equitativa, que no favorece la igualdad de oportunidades", pero Méndez de Vigo se mostró "inflexible" con el argumento de que es una ley orgánica y no accedió a "flexibilizar" su calendario de aplicación.

Un calendario que prevé la implantación el próximo curso de la nueva normativa en 2º, 4º y 6º de Primaria, 1º y 3º de la ESO y 1º de Bachillerato. Seis comunidades -Andalucía, Cataluña, Canarias, País Vasco, Asturias y Murcia (esta última del PP)- aún no han aprobado los currículos de Secundaria para el curso próximo.

Cantabria y otras comunidades propusieron al ministro la retirada del proyecto de Real Decreto regulador de las evaluaciones externas, conocidas como reválidas, tema "al que se adhirió alguna comunidad gobernada por el PP".

Ruiz explicó que el ministro "accedió a paralizar el Real Decreto y a crear un nuevo decreto consensuado con las comunidades autónomas". De esta forma se paralizan las previstas evaluaciones externas en 4º de ESO y 2º de Bachillerato, que "quitaban a los centros y a sus profesores la capacidad de evaluar", señaló.

Por otro lado, el ministro planteó a las comunidades varios ejes de trabajo en aras de la cooperación interterritorial, relacionados con la formación docente, la conectividad en los centros y la convivencia escolar, aspectos sobre los que los responsables de la educación en Cantabria se mostraron "coincidentes" con el Ministerio.

En cuanto al reparto del nuevo crédito de 24 millones de euros entre las autonomías para la adquisición de libros de texto y material didáctico, Ruiz informó que Cantabria recibirá 250.000 euros en dos años.

Por último, señaló que Cantabria ha sido una de las comunidades autónomas que han pedido al ministro que "reflexione" sobre la FP Básica, con el fin de que todo el alumnado consiga la titulación, a lo cual se mostró "receptivo" y anunció que "se creará un grupo de trabajo que analice esta situación".