Miércoles 19.06.2019
POLÍTICA

Movellán se convierte en diputado nacional pero mantendrá su acta de concejal en Camargo

El ‘popular’ sustituye en el Congreso a José María Lassalle, que ha sido nombrado secretario de Estado para la Sociedad de la Información y la Agenda Digital.

El presidente del PP, Ignacio Diego, y el exalcalde de Camargo, Diego Movellán
El presidente del PP, Ignacio Diego, y el exalcalde de Camargo, Diego Movellán

El nombramiento del hasta ahora secretario de Estado de Cultura, José María Lassalle, como nuevo secretario de Estado para la Sociedad de la Información y la Agenda Digital, aupará al Congreso de los Diputados al exalcalde de Camargo, Diego Movellán.

Su intención es compatibilizar el escaño en la Cámara baja con el cargo de portavoz municipal del PP en el Ayuntamiento de Camargo, según ha confirmado el propio Movellán, quien ha afirmado que ser diputado en las Cortes es "uno de los retos más apasionantes" a los que se ha enfrentado, a nivel personal y político.

Al respecto, ha comentado que esta legislatura pasará a la historia como la legislatura de "los grandes consensos y acuerdos", y ser "protagonista en primera persona es realmente un reto muy ilusionante".

Movellán ha recalcado que su compromiso con los camargueses "no sólo sigue intacto sino que se amplía" porque "voy a poder ser más útil a los cántabros y a mis vecinos de Camargo en el Congreso".

El exalcalde de Camargo repitió como número tres de la lista del PP de Cantabria en las elecciones generales de junio, puesto que ocupó por primera vez en las de diciembre.

Nacido el 1 de julio de 1979, es licenciado en Economía por la Universidad de Cantabria. Fue presidente de Nuevas Generaciones de Cantabria de 2005 a 2013, concejal del Ayuntamiento de Camargo entre 2003 y 2011 y alcalde del municipio entre 2011 y 2015. Es miembro del Comité Ejecutivo y la Junta Directiva del Partido Popular de Cantabria.

Segunda ordenación de la TDT

Precisamente el nuevo secretario de Estado para la Sociedad de la Información y la Agenda Digital deberá abordar una segunda ordenación de los canales de TDT para atender al segundo dividendo digital -liberación de la banda superior a 700 MHz (694-790 MHz) del espectro radioeléctrico para servicios móviles en 2020-.

Lassalle llega a este nuevo departamento desde la secretaría de Estado de Cultura, puesto desde el que pivotó la aprobación de una nueva Ley de Propiedad Intelectual para luchar contra la piratería. Dos años después, Cultura hacía realidad esta legislación, cuya eficacia ha sido cuestionada desde diversos agentes -en su primer año en vigor, dio como resultado el bloqueo de cinco webs-.

En cuanto al nuevo dividendo digital, que contempla la posibilidad de una prórroga hasta 2022, conllevará un proceso de antenización en España, como el que tuvo que llevarse a cabo en 2015 durante el primer dividendo digital -por el que se liberó la banda de los 800 MHz para el desarrollo del 4G móvil-. La Unión Europea de Radiodifusión (UER), que agrupa a las televisiones europeas, ha mostrado su preocupación por que la medida supone volver a mudar canales de TDT.

Precisamente, esta misma semana representantes de RTVE, de la Unión de Televisiones Comerciales Asociadas (UTECA) y de European Broadcasting Union (EBU) han reclamado la salvaguarda de la TDT al menos hasta 2030, al tiempo que han pedido que la Unión Europea dé flexibilidad a España para que este segundo dividendo digital se prolongue hasta 2022.

Por otro lado, Lassalle deberá definir la posición y el papel de España en el proceso de construcción del mercado único digital en la Unión Europea que, hasta ahora, ha sido muy activo, tanto por el trabajo de la delegación española en el Parlamento Europeo como de la Secretaria de Estado de Telecomunicaciones y para la Sociedad de la Información (SETSI).

Pese a la oposición de ciertos sectores, el exministro José Manuel Soria siempre defendió la creación de un mercado único digital en la Unión Europea que permitiera aprovechar todas las oportunidades que ofrece la era digital, y advertía de que la fragmentación actual comunitaria en este sector impide obtener todos los beneficios posibles.

Finalmente, Lassalle podría colocar también entre sus retos la actualización de la actual Ley de Servicios de la Sociedad de la Información y del Comercio Electrónico, que data del año 2002.

Comentarios