Jueves 20.06.2019
SEGURIDAD

Los menores que no alcancen los 1,35 metros no podrán viajar en el asiento delantero

Esta modificación contempla tres excepciones: en el caso de un vehículo biplaza, cuando las plazas de atrás ya estén ocupadas por otros menores o cuando haya problemas de espacio.

Los menores que no alcancen la altura necesaria deberán viajar en el asiento trasero
Los menores que no alcancen la altura necesaria deberán viajar en el asiento trasero

Un nuevo decreto de Gobierno prohibirá a partir del jueves 1 de octubre, a aquellos menores de edad que no superen  el 1,35 de altura viajar en el asiento delantero del vehículo.
El Real Decreto que modifica el artículo 117 del Reglamento General de Circulación fue aprobado por el Ejecutivo el pasado mes de julio. En el mismo se regula el uso obligatorio de cinturones de seguridad y dispositivos de retención para niños en los vehículos.

Se han establecido tres excepciones con respecto a esta nueva modificación. Estos menores podrán viajar en la parte delantera del vehículo cuando se trate de un vehículo biplaza, en el momento en el que las plazas de atrás ya estén ocupadas por otros menores de esa misma altura o cuando no sea posible instalar todas las sillitas necesarias por problemas de espacio. Solamente en estos casos, los menores podrán ocupar el asiento delantero del vehículo, pero siempre utilizando el sistema de retención homologado a su talla y peso, ha recordado la Dirección General de Tráfico (DGT).

Además, esta modificación dispone que los sistemas de retención infantil sean instalados en el vehículo de acuerdo con las instrucciones que haya facilitado el propio fabricante. En ellas, aparecerá de qué forma y en qué tipo de vehículos se pueden utilizar de forma segura.

Esta modificación se ha llevado a cabo debido a que diferentes evidencias científicas han demostrado que el hecho de que los niños viajen en los asientos traseros es beneficioso, ya que esto refuerza su protección en caso de accidente.

Un estudio realizado en Estados Unidos y en el que participaron 5.751 menores de 15 años y que participaron en accidentes graves de tráfico, demostró que el hecho de estar sentado en el asiento de atrás tuvo un efecto protector, respecto a lesión grave o muerte.

Del mismo modo, el estudio 'Rear seat safer: seating position, restraint use and injuries in children in traffic crashes in Victoria, Australia', concluye que el riesgo de muerte en menores de 4 años que viajaban en un coche accidentado era el doble si lo hacían en el asiento de delante y 4 veces más si se trataba de menores de 1 año.
Tráfico aconseja que en ningún momento los niños sean llevados en brazos y que no se utilicen cinturones de seguridad para protegerles. Además, ha recordado que el uso de los sistemas de SRI reduce en un 75% las muertes y en un 90& las lesiones.
 

Los menores que no alcancen los 1,35 metros no podrán viajar en el asiento delantero
Comentarios