viernes 15.11.2019
POLÍTICA

No hay inversor para Nestor Martin

El Gobierno desvela que la auditoría para conocer el destino de los 21 millones ya se está finalizando.

El Gobierno sigue sin encontrar una salida para los trabajadores
El Gobierno sigue sin encontrar una salida para los trabajadores

Aunque el Gobierno de Cantabria ha señalado que deben ser los administradores concursales los que tengan que ir marcando los "pasos" a dar en Nestor Martin, también ha reconocido que "no hay inversor a la vista".

Así lo ha confirmado la vicepresidenta de Cantabria y consejera de Investigación, Universidades, Medio Ambiente y Política Social, Eva Díaz Tezanos, al ser cuestionada sobre si, una vez anunciado el inicio de la liquidación de la empresa, el Ejecutivo regional ejecutará sus avales que tiene en relación a ella.

Díaz Tezanos ha señalado, al respecto, que son los administradores concursales los que tienen que ir determinando el proceso a seguir, y ha explicado que el Gobierno, por una parte, sigue buscando un inversor que pueda dar viabilidad a la empresa y a sus trabajadores, y por otra, a la espera de conocer la auditoría encargada, que ya se está "finalizando", para conocer el destino de los 21 millones de euros de dinero público y de los trabajadores y saber de este modo si se puede recuperar al menos una parte de ello.

El pasado viernes los administradores concursales comunicaron a los trabajadores en una reunión en el Organismo de Resolución Extrajudicial de Conflictos Laborales (ORECLA) su decisión de cerrar esta fábrica de estufas de Maliaño que comercializaba sus productos bajo la marca Nestor Martin e iniciar el proceso de liquidación de la fábrica, el despido de la plantilla y la venta de todos los activos de la misma.

La empresa Ecomasa World Investments S.L. abrió en febrero de 2013 y ha recibido desde entonces unos 18 millones de euros del Gobierno de Cantabria, así como 3,2 millones de las indemnizaciones de los trabajadores que subrrogó de la fábrica Teka.

La factoría llevaba ya sin funcionar desde principios de mes debido a la falta de tesorería para continuar con la producción y además el medio centenar de trabajadores que quedaban de la plantilla original (que ascendía a 98) estaban inmersos en un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) temporal que ahora, con la decisión de los administradores concursales, será de extinción.

Comentarios