martes 31.03.2020
POLÍTICA

Los políticos cántabros reaccionan a la jornada del referéndum catalán a través de Twitter

Eva Díaz Tezanos, Pablo Zuloaga, Alberto Gavín o Félix Álvarez son algunos de los principales representantes de los partidos políticos cántabros que se han posicionado sobre el referéndum de este domingo en Cataluña a través de la red social Twitter, mostrando posturas enfrentadas entre ellos. 

El presidente del Gobierno cántabro, Miguel Ángel Revilla, ha compartido en su cuenta de Instagram una foto recogiendo setas.

Los políticos cántabros reaccionan a la jornada del referéndum catalán
Los políticos cántabros reaccionan a la jornada del referéndum catalán

El avance del referéndum catalán este domingo 1 de octubre continúa provocando la reacción de los distintos políticos cántabros a través de Twitter, donde las opiniones están brillando por su disparidad.

"Soy de la izquierda incompatible con nacionalismos.Igualdad d [email protected] [email protected], NO conducir la conciencia d pueblo hacia el enfrentamiento", ha escrito en su cuenta personal la vicepresidenta del Gobierno, Eva Díaz Tezanos.

El secretario general de su partido, el socialista Pablo Zuloaga, se ha mostrado contrario a la celebración del referéndum y ha compartido el siguiente mensaje, acompañado de la canción España, camisa blanca de mi esperanza', de Ana Belén: "Sentémonos a hablar con más cafeína y menos testosterona. Mi rechazo, no es democrático ni legal. Fractura #Cataluña", ha manifestado.

Alberto Gavín, Coordinador del Consejo Autonómico de Podemos en Cantabria, ha mostrado su rechazo ante las actuaciones policiales con este mensaje: "Violencia gratuita del Estado. Incompetencia política. Tristeza absoluta #NoenmiNombre #CatalanReferendum #RajoyDIMISION".

En su misma línea, el exsecretario general de la formación morada, Julio Revuelta, ha calificado los hechos más propios "de la época de Fernando VII que del siglo XXI".

En Ciudadanos, el portavoz de Cantabria, Félix Álvarez, ha retuiteado el tuit de su compañero Juan Carlos Girauta, quien compartía hace un día una noticia de El Confidencial y escribía: "La responsable de proteger los datos de los catalanes 'escapa' a China la semana del 1-O".

Su excompañero, Juan Ramón Carrancio, compartía un vídeo de Informativos Telecinco en el que se puede ver el traslado de las urnas hacia los lugares de votación, y al que acompaña el mensaje "Urnas llenas antes de abrir los 'colegios electorales'. Así todo".

María José Sáenz de Buruaga, presidenta del PP cántabro, se ha limitado a retuitear el tuit de su partido con las declaraciones de Xavier García Albiol, en las que el dirigente catalán dice: "No quiero que nadie me obligue a renunciar a mi doble sentimiento de ser catalán y español". 

El ministro de Fomento, y exalcalde de Santander, Íñigo de la Serna, ha retuiteado varios tuits de la vicepresidenta del Gobierno español, Soraya Sáenz de Santamaría.

Por su parte, el presidente del Gobierno cántabro, Miguel Ángel Revilla, ha estado más pendiente de la actualidad de la región, concretamente del incendio originado esta mañana en la localidad de Cartes. El regionalista también ha publicado una foto en su cuenta de Instagram, en la que aparece cogiendo 'Boletus edulis'.

instagram revilla 1O

SI CATALUÑA SE INDEPENDIZA

Según las cifras macroeconómicas de los últimos años, y tal y como publica este domingo Salamanca24horas, la región catalana aporta en la actualidad cerca de un 20% al Producto Interior Bruto español por lo que una posible secesión lo reduciría del más del billón actual a cerca de 900.000 millones de euros, 211.000 menos que no afectarían a los casi siete millones y medio de catalanes.

Cataluña exporta en los últimos años bienes por valor de más de 58.000 millones de euros, la mayor parte al resto de España. En caso de independencia y de no entrar a formar parte de la Unión Europea, a estos bienes se les debería aplicar la llamada Tarifa Exterior Común, casi un 6% más de lo que se debe pagar ahora.

La deuda de Cataluña, además, es la más grande de todas las regiones de España y, tras asumir la parte proporcional que les correspondería de la deuda nacional, podría alcanzar más de un 70% de su PIB lo que, además, se uniría a la pérdida de financiación por parte del Banco Central Europeo en caso de salida de la UE. La moneda que se utilizara sería otro dilema para el nuevo Estado. 

Las empresas también podrían dejar Cataluña si la situación siguiera estos pasos como ya han amenazado los principales bancos de la región ante la posibilidad de que la Unión Europea no les acogiera como nuevo país, como también ha recordado un portavoz de la Comisión Europea en los últimos días. Obviamente, esta situación se resetearía hasta comenzar de cero si la Unión Europea accede a que Cataluña fuera el país número 29, aunque ya existen numerosas veces que aseguran que esto no ocurriría.

Comentarios