sábado 07.12.2019
POLÍTICA

Revilla y Urkullu se alían ante el olvido de Fomento de las necesidades de la cornisa Cantábrica

Cantabria y País Vasco comparten la necesidad de conectar Santander y Bilbao en 40 minutos con un tren de altas prestaciones que forme parte del eje atlántico europeo de ferrocarril.

El presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, junto al lehendakari, Íñigo Urkullu
El presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, junto al lehendakari, Íñigo Urkullu

El presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, ha manifestado este miércoles que el “gran hándicap” de la región es el aislamiento. “Históricamente esta es una tierra con muy malas comunicaciones”, ha enfatizado el líder del Ejecutivo regional. Por ello, el encuentro mantenido con el lehendakari del País Vasco, Íñigo Urkullu, ha servido para unir esfuerzos ante Madrid y solicitar de forma conjunta no solo una mejor conexión ferroviaria que reduzca a 40 minutos el transporte de pasajeros y mercancías entre Santander y Bilbao, sino la inclusión de ambas ciudades en el eje atlántico europeo de ferrocarril.

Para Revilla es evidente que “la conexión con Bilbao por ferrocarril es un tema que debemos llevar conjuntamente” al Ministerio de Fomento, aunque ha especificado que “no se trata de ir cogidos de la mano”, sino de “remar en el mismo sentido” dado que ambas comunidades autónomas comparten “una necesidad” a la que podrían sumarse en un futuro Asturias y Galicia.

A juicio del presidente regional, “si la petición es doble, hay más posibilidades de que sea atendida”. En este sentido, Urkullu ha especificado que la conexión ferroviaria entre ambas ciudades podría prolongarse hasta Ferrol (Galicia), conectando de este modo toda la cornisa Cantábrica y uniéndose con Europa en el eje atlántico europeo con un “tren de altas prestaciones”. El lehendakari ha añadido que dicha conexión podría, incluso, realizarse con el “corredor mediterráneo”.

En este sentido, Urkullu ha manifestado el “apoyo del País Vasco para pedir a España el tren de altas prestaciones”, y ha reiterado la “importancia de este corredor”.

Asimismo, ha considerado que, dado que el Plan de Infraestructuras de Transporte Ferroviario y Vivienda del Ministerio de Fomento es "muy incipiente", se debe de incidir en que desde el Gobierno de España se "tome importancia" del Eje Atlántico y de la necesidad de un corredor por la cornisa Cantábrica.

Como han reconocido ambos dirigentes, el encuentro mantenido ha versado fundamentalmente sobre las infraestructuras necesarias para mejorar la conexión entre las comunidades. En este sentido, Revilla ha recordado que también “hace falta un tercer carril en la A-8”, conscientes como son de que los fines de semana existe una “afluencia masiva de gente” que llega a Cantabria desde el País Vasco.

No hay caso

“No hay caso”, ha sentenciado Revilla al ser preguntados ambos presidentes por los conflictos de índole industrial que se produjeron durante la anterior legislatura, bajo el Gobierno del ‘popular’ Ignacio Diego, entre Cantabria y País Vasco a raíz del ‘robo’ de empresas por parte de la primera.

Tal es así que ni siquiera ha estado en la agenda de ninguno de los dos dirigentes, tal y como han declarado ambos en rueda de prensa. “No tenemos ningún problema”, ha asegurado Urkullu, quien ha enfatizado en la “posibilidad de profundizar en la relación de dos territorios industriales” y “compartir todos los proyectos” posibles.

El encuentro mantenido entre Revilla y Urkullu ha servido, además, para evidenciar la “hermandad entre vascos y cántabros”, algo que según el presidente cántabro no existía “a nivel institucional”.

Revilla ha calificado a Urkullu, al que no conocía, como una “persona seria, muy sensata”, y le ha hecho partícipe del “mayor logro de los últimos 50 años”, que es haber acabado con el terrorismo. “Ahora se vive en armonía y no hay miedo”, ha afirmado el presidente de Cantabria, para quien “que Euskadi no sea noticia es la mejor noticia”.

Villaverde y sanidad

Asimismo, ha calificado como “extraordinaria noticia” que el Valle de Villaverde, municipio cántabro ubicado geográficamente en el País Vasco, vaya a ver solucionados sus problemas de agua gracias a una canalización que pondrá en marcha la comunidad autónoma vecina.

Por otro lado, ambos presidentes han acordado “profundizar en los acuerdos” sanitarios que permiten la atención de la población cántabra en Euskadi y viceversa. En este sentido, han recordado que el acuerdo actual incluye trasplantes cardiológicos y pulmonares en el Hospital Universitario Marqués de Valdecilla para pacientes vascos, mientras que los cántabros pueden ser sometidos a trasplantes renales en el hospital bilbaíno de Cruces.

En contra de la guerra

Pero el buen entendimiento de Revilla y Urkullu no se ha limitado solo a los problemas de las comunidades autónomas. Al ser cuestionados por los recientes atentados de París, en los que han fallecido más de 130 personas y otras 350 han resultado heridas, ambos se han mostrado contrarios a una intervención armada.

Revilla, que al igual que el lehendakari ha comenzado su intervención condenando los atentados, ha asegurado que “esto no se arregla con bombardeos”, lo que considera “muy drástico”. “Hay muchas vías” de actuación antes de la guerra, como “cortar la financiación” y saber quiénes ayudan a los integrantes del Estado Islámico, ha asegurado para añadir a continuación que “hay que mejorar la educación”.

“No soy partidario de las guerras, lo que ha ocurrido es en parte por la guerra de Irak”, ha afirmado Revilla, quien ha recordado que “esos procedimientos no han traído nada bueno a la Humanidad”. En este sentido, ha valorado que una intervención armada “a corto plazo probablemente no arregle el tema sino que lo complique más”.

En similares términos se ha expresado Urkullu, que se ha preguntado “¿qué aportan?”. “Reivindico una política exterior común de la Unión Europea, así como una política de defensa”, ha expresado el lehendakari.

Del mismo modo, ha recordado que hay que determinar “quiénes son ellos y nosotros”, pues de los detenidos en España “la mayoría son españoles”. “¿Los que han muerto en París solamente son cristianos católicos?”, ha preguntado.

A su juicio, “el efecto de una acción indiscriminada debe hacernos replantear las causas no solo del integrismo, sino de los intereses geoestratégicos”, a lo que ha añadido que “no podemos perder por miedo los valores de la UE como la democracia”, y ha pedido que se ayude a “profundizar en la democracia de países” de Oriente Medio.

Comentarios