lunes 10/8/20
SANIDAD

Denuncian que en los cuarteles de la Guardia Civil en Cantabria no se han puesto medidas para evitar el contagio del coronavirus

Cuartel de la Guardia Civil en Potes
Cuartel de la Guardia Civil en Potes

La Unión de Guardias Civiles (UniónGC) en Cantabria ha denunciado hoy miércoles que en los cuarteles y puestos de trabajo de los agentes destinados en la comunidad autónoma "todavía no se han puesto en marcha las medidas básicas para tratar de evitar la propagación del coronavirus". En un comunicado, la organización profesional ha considera "incomprensible" que mientras se han establecido ya limitaciones en el transporte y se han prohibido eventos multitudinarios con el objetivo de reducir la incidencia sobre la población del Covid-19, el Ministerio del Interior "aún no haya tomado precauciones" para minimizar las posibles bajas médicas en un cuerpo encargado de garantizar la seguridad de los ciudadanos. En este sentido, UniónGC ha señalado que todavía no se han reforzado las medidas de higiene que recomienda tanto el Ministerio de Sanidad como la Organización Mundial de la Salud (OMS).

"A los distintos destinos no han llegado jabones o productos desinfectantes, y mucho menos los equipos de protección especializados"

"A los distintos destinos no han llegado jabones o productos desinfectantes, y mucho menos los equipos de protección especializados –desde mascarillas hasta buzos– que serían necesarios en caso de tener que realizar una intervención para socorrer a personas que hayan contraído el virus", ha señalado el secretario general de UniónGC en Cantabria, Francisco Javier Nodar, que también ha indicado que no se han desarrollado protocolos concretos "más allá de la elaboración de un tríptico con consejos básicos y generales". "Por el momento tan solo sabemos que la Dirección General de la Guardia Civil ha interrumpido las actividades formativas en sus centros docentes y que el Ministerio del Interior acaba de aprobar una partida de 300.000 euros para la compra de material, que probablemente tardará aún muchos días en ser distribuido", ha señalado. En este sentido, la organización profesional ha advertido de que los agentes están en "constante contacto" con los ciudadanos, por lo que, a su juicio, "son un colectivo de riesgo". Así, ha señalado que incluso en un escenario en el que la actividad social y económica del Estado se reduzca sustancialmente, el cuerpo tendría que seguir realizando sus tareas habituales para "garantizar la seguridad y el orden público".

Nodar ha señalado que, en una situación en el que las plantillas se encuentran ya al límite por la no reposición de las vacantes y jubilaciones, "un puñado de bajas de unas pocas semanas podría suponer un problema muy grande". Además, ha asegurado que existen unidades que son "especialmente sensibles" por su gran presencia en la calle o por estar en contacto con viajeros internacionales o colectivos cuyas características y situaciones concretas hacen que la propagación de un virus de este tipo se pueda propagar con mayor rapidez y lleguen a los profesionales y sus familias. Según ha señalado Nodar, es el caso de los guardias civiles que trabajan en los puestos de frontera de los aeropuertos o los que se encargan de hacer los transportes de personas como los internos de los centros penitenciarios. "Allí tampoco se han aplicado medidas de contención", se ha quejado.

Comentarios