martes 27/10/20
CORONAVIRUS

ONGs de infancia advierten del “riesgo” para los niños vulnerables y piden asegurar su alimentación

En Cantabria la cobertura de las becas de comedor es del 5%.

Informe. Perfiles de Pobreza.

Informe. Perfiles de Pobreza.

  (Foto de ARCHIVO)

26/10/2019
Una madre sostiene en sus brazos a su hija

ONGs de infancia han alertado del "riesgo" al que se enfrentan los niños de familias en situación de vulnerabilidad socioeconómica durante la crisis del coronavirus y reclaman que se asegure su protección, con medidas como ampliar la cobertura de alimentación a toda la población infantil que se encuentra en estas circunstancias y no solo para los que tienen concedida una beca comedor.

"Uno de cada cuatro colegios públicos de Primaria y casi nueve de cada diez institutos de Secundaria y Bachillerato carecen de esta instalación"

Save the Children ha alertado de que estas ayudas no llegan a todos los niños y niñas en situación de pobreza. "Tras el cierre de centros escolares como consecuencia de la pandemia, el Gobierno va a destinar un fondo de 25 millones de euros a las comunidades autónomas para garantizar el derecho básico de alimentación de niños y niñas en situación vulnerable", expresa la ONG, que reconoce la "voluntad" del Ejecutivo de reducir el impacto de esta crisis sanitaria en las familias sin recursos, aunque "el alcance es insuficiente". En este sentido, señala que la cobertura de becas comedor es "territorialmente muy desigual y, en general, baja", ya que mientras la pobreza afecta al 28% de los niños y niñas, estas ayudas a la alimentación "solo llegan al 11% del alumnado de educación obligatoria (686.106 beneficiarios)", según datos del Ministerio. En este sentido, Save the Children precisa que en algunas comunidades esta cobertura es "mucho menor": Extremadura (0,2%), Región de Murcia (2%), Castilla-La Mancha (5%), Cantabria (5%), Castilla y León (6%) o Aragón (7%). En la Comunidad de Madrid, una de las más afectadas hasta el momento por la crisis sanitaria, la cobertura de comidas prevista para el período que dure se reduce al 1%, según añade la ONG. Por otro lado, Save The Children indica que "en ocasiones" las familias no acceden a estas ayudas porque "no hay comedores disponibles". "Uno de cada cuatro colegios públicos de Primaria y casi nueve de cada diez institutos de Secundaria y Bachillerato carecen de esta instalación". Ante esta situación, la organización de infancia propone ampliar la cobertura elevando el umbral de renta con derecho a ayuda al que maneja el Ministerio de Educación en sus becas o aplicando los criterios de forma flexible para que incluya cambios en las circunstancias económicas familiares a raíz de la crisis actual. "Muchas familias están fuera del radar de los servicios sociales, que van a tener serias limitaciones en este momento para identificar situaciones de vulnerabilidad", explica la directora de Políticas de Infancia y Sensibilización de Save the Children, Catalina Perazzo.

Asimismo, la organización muestra su preocupación por que no se garantice la calidad de la única comida "completa, nutritiva y saludable al día que hacen muchos niños y niñas". "En un momento de confinamiento en el que es mucho más difícil realizar actividad física es aún más importante que la alimentación sea saludable", añade Perazzo. En este sentido, pide buscar "alternativas" a la distribución de comida rápida. Save the Children propone que se mantengan en lo posible los equipos y empresas de catering que trabajan en los colegios para asegurar comidas "equilibradas y saludables" y poner en marcha unidades de atención domiciliaria que hagan llegar a los niños y las niñas los menús, material escolar u otros bienes necesarios. En caso de que el envío a domicilio no sea logísticamente posible, la ONG señala que una solución puede ser establecer centros de distribución en los mismos colegios u otras instalaciones, una tarea en la que podría colaborar, si es necesario, la Unidad Militar de Emergencias (UME). Otra alternativa planteada por la organización es entregar ayudas monetarias a través de tarjetas monedero, como ya hacen algunos programas sociales de ONG y administraciones públicas locales y autonómicas, o a través de la ampliación de las cuantías de otras prestaciones sociales, como las rentas mínimas.

Aldeas Infantiles SOS ha habilitado ayudas de urgencia para las familias más vulnerables, que garanticen la cobertura de sus necesidades básicas de alimentación, higiene y salud

Aldeas Infantiles SOS también ha mostrado "una gran preocupación" por las familias con niños en situación más vulnerable y pide que se adopten medidas urgentes que les permitan afrontar esta situación sin poner en riesgo el bienestar y la protección de sus hijos. Siguiendo con las recomendaciones de las autoridades, la organización se ha visto obligada a suspender la presencia física de los niños y sus familias en algunos de los programas que lleva a cabo. Por ello, con el fin de paliar las consecuencias de esta suspensión temporal, Aldeas ha habilitado ayudas de urgencia para las familias más vulnerables, que garanticen la cobertura de sus necesidades básicas de alimentación, higiene y salud, y en algunos territorios, están adelantando vales de 15 euros al día por unidad familiar para aquellas familias en situación de especial dificultad. Además, los educadores y demás profesionales mantienen contactos telefónicos permanentes con los niños y sus familias para asegurar su bienestar en el hogar, con seguimiento de las tareas escolares, propuesta de actividades para niños y familias, y refuerzo de pautas educativas, con el objetivo de facilitar herramientas para que los niños vivan esta situación "en un ambiente familiar positivo y con la mayor normalidad posible". Si fuese necesario, la organización también contempla la posibilidad de realizar intervenciones directas en el ámbito familiar. Asimismo, sigue atendiendo de manera presencial y en remoto todas las intervenciones psicológicas y terapéuticas que no pueden posponer.

Ante la crisis sanitaria provocada por el virus Covid-19, Aldeas Infantiles SOS también se está volcando para garantizar el bienestar físico y emocional de los 6.072 niños, niñas y jóvenes a los que acompaña en España. "Somos una organización de atención directa a niños, jóvenes y familias y, ahora más que nunca, nuestra prioridad es asegurar su protección para que no sufran las consecuencias de esta crisis más que el resto de la población, y a ello estamos dedicando todos nuestros esfuerzos", ha asegurado el presidente de la organización, Pedro Puig. En estos momentos, su objetivo principal se centra en asegurar la protección y el bienestar de los 1.155 niños y niñas que crecen en sus programas de protección, tanto en acogimiento familiar como en sus ocho aldeas. Son niños que han perdido el cuidado de sus padres y cuya guarda y custodia ostenta la organización y los propios acogedores.

Comentarios