martes 29/9/20
NOJA

Noja regresa al siglo XVII para recibir el Privilegio de Vara

La Villa recrea el momento en que Felipe IV reconoció el gobierno propio e independiente de la Junta de Siete Villas.

Cartel del Privilegio de Vara 2020
Cartel del Privilegio de Vara 2020

En 1644 el lugar de Noja recibía de manos del rey Felipe IV el Privilegio de Vara, lo que le permitía tener un gobierno propio e independiente de la Junta de Siete Villas y recibir el título de Villa. Para conmemorar esta efeméride, en este año el municipio regresa al siglo XVII del 13 al 15 de marzo con diferentes actividades, entre las que destaca la tradicional recreación histórica de esta concesión.

El Ayuntamiento rememorará así un año más esta efeméride, acaecida en 1644, con la que al hasta entonces conocido como lugar le valió el título Villa y su independencia de la Junta de Siete Villas.

Entre los actos que arrancarán ese viernes por la tarde volverán a estar presentes el mercado de época instalado en la Plaza de la Villa. Los asistentes podrán disfrutar de productos de alimentación, artesanía y manufacturados en un ambiente amenizado por músicos y bailarines. También durante estos días habrá diferentes animaciones callejeras ambientadas en la época.

El gran día será el sábado 14, cuando se recreará la entrega de la Real cédula del Privilegio de Vara. Pero este evento no estará solo. El día anterior tendrá lugar un espectáculo musical en honor a Felipe IV, y antes y después de la recreación histórica toda la Villa se engalanará para recibir al monarca.

El rey llegará con su séquito de abanderados para entregar la Vara al alcalde, y tras el solemne acto, que culminará en las escaleras de la Oficina de Turismo de Noja. Posteriormente habrá varias actividades de época que completarán el programa diseñado por el Ayuntamiento.

Entre ellas, se instalará un campamento propio del siglo XVII, habrá un espectáculo de cañas y un espectáculo de justas a la antigua usanza. Todas ellas amenizarán a vecinos y visitantes en el centro de la Villa y las principales calles y lugares del municipio durante todo el sábado. La jornada terminará con el lanzamiento de fuegos artificiales en honor al Rey, que está previsto que se realice en la Iglesia de San Pedro, y con música que completará el día hasta altas horas de la noche.

El ambiente festivo continuará el domingo con más espectáculos, teatro y música, que acompañarán al mercado de época hasta la hora de comer, cuando se dará conclusión a los actos de este aniversario. Además, durante las tres jornadas se sucederán actividades y juegos para todos los públicos.

El concejal de Festejos, Eduardo Torre, ha animado a “vecinos y visitantes a participar de unas actividades” que “dotarán de color, animación y diversión las calles de nuestra Villa”, y que podrán “disfrutar grandes y pequeños en familia”. Y es que, como ha señalado, “los trajes son confeccionados por los propios vecinos”, lo que ha permitido “dotar de mayor realismo a esta recreación”.

A este respecto, el alcalde, Miguel Ángel Ruiz Lavín, ha recordado que “año tras año esta cita es un rotundo éxito” gracias a la “participación activa de los nojeños, que se implican con una recreación que se ha consolidado en el panorama autonómico y nacional”.

Además, ha subrayado que el equipo de Gobierno ha solicitado al Ejecutivo autonómico la declaración de esta efeméride como Fiesta de Interés Turístico Regional, lo que se suma al hecho de que esta celebración forma parte de la Asociación Española de Fiestas y Recreaciones Históricas. 

La pasada edición reunió en Noja a más de 3.500 personas que asistieron y participaron en la recreación histórica.

PRIVILEGIO DE VARA

El lugar de Noja, que es como así se llamaba en el siglo XVII, solicitó al rey Felipe IV el poder de nombrar a sus propios alcaldes entre sus vecinos para que no mandase en ellos los alcaldes de Siete Villas, porque, como no eran nojeños, aprovechaban cualquier oportunidad para sancionar o multar las faltas más tontas que cometían y, de esta forma, recaudar dinero.

El 9 de marzo de 1644, Felipe IV concedió a este pueblo la merced de la vara, el llamado ‘Privilegio de Vara o de villazgo’ (por la vara del alcalde y por la categoría de villa). Esta distinción les permitió a partir de entonces poder nombrar sus alcaldes y llevar las riendas de su propio gobierno, es decir, gobernándose a sí mismos, igual que se hace ahora, sin depender de la Junta de Siete Villas.

Comentarios