Imprimir

Trump está ya con lo de mi origen étnico

Miguel del Río | Nací en Santander (Cantabria), el 29 de noviembre de 1960. Diplomado en Periodismo por la Universidad Autónoma de Barcelona y Licenciado en Ciencias de la Información por la Universidad Complutense de Madrid. Empecé a trabajar como periodista en la Agencia Efe de Santander (1985). Seguí como Redactor del Diario Alerta (1986/1987), donde trabajé en las secciones de Local y Región, y donde me encontré con periodistas de la talla de Jesús Delgado, José Ángel San Martín, Juan González Bedoya, Higinia Aparicio, Pablo Hojas o Jesús Hoyos Arribas. Conseguí mi primer trabajo como periodista en un importante periódico por llamar de madrugada para informar sobre un grave accidente de circulación que provocó parar la rotativa para meter en portada aquel suceso. En la primavera de 1987 cubrí los sucesos de Reinosa, que tuvieron una repercusión nacional e internacional. Durante este mismo periodo fui corresponsal de la Agencia Europa Press. De 1986 a 1988 trabajé en RTVE en Cantabria como corresponsal, y entre los años 1987 y 1988 fui Redactor-Jefe de Radio Minuto-El País, en la emisora que la Asociación de la Prensa de Cantabria tiene en la Calle Cádiz de Santander. Como profesor, vengo desempeñado una intensa actividad hasta la actualidad. Soy miembro de la Junta Directiva de la Asociación de la Prensa de Cantabria. Miembro de la Sociedad Cántabra de Escritores. Fui Vocal en la Comunidad Autónoma de Cantabria de la Asociación Española de Protocolo (AEP). Presidente de la Asociación Cántabra de Protocolo (ACP), fundada por mí en 1988. Miembro del Comité Organizador del 5º Congreso Internacional de Protocolo (Palma de Mallorca, 2001), que periódicamente cuenta con la asistencia de especialistas en Relaciones Públicas, Comunicación y Protocolo en todo el mundo. Funcionario de carrera del Parlamento de Cantabria donde desempeño el trabajo de Jefe del Servicio de Relaciones Institucionales y el de Jefe (en funciones) del Servicio de Comisiones y Órganos Superiores. Desde el año 1987-2004 ha venido dirigiendo también el Gabinete de Comunicación del Parlamento de Cantabria. Me considero periodista y escritor. Mi blogger es www.migueldelrio.es Cuento con una amplia obra en comunicación de la que destaco los siguientes libros con los que se trabaja en diferentes universidades españolas. “Introducción al Protocolo. Estudios prácticos sobre organización de actos públicos”. (Manual Profesional 1998). Agotado. “Gabinetes de Prensa. La Comunicación en las Instituciones y en las Empresas”. “Protocolo. Manual práctico para conocer las normas de protocolo de uso diario”. Manual de protocolo de los Colegios Médicos de España. Manual de protocolo Colegios Profesionales. “Manual para Comunicar Bien. ¿Vas a publicar lo que te he enviado?”. “Abecedario gráfico de comunicación y organización de eventos. Protocolo a la Vista”. Presidente y uno de los fundadores del Club de Prensa Pick-Tenis de Santander (www.www.clubdeprensapicktenis.com) Miembro de CEDRO. He publicado más de 700 artículos de opinión en El Diario Montañés (Grupo Vocento), donde he venido colaborando durante quince años. Durante 12 años fui columnista de opinión diario en diferentes emisoras de Radio como Cope Cantabria y Punto Radio Cantabria. He sido articulista en revistas técnicas como “Mujeres Siglo XXI” o “Revista Piquio Magazine”. En la actualidad, soy columnista del Periódico “Nuestro Cantábrico”, del diario digital www.populartvcantabria.es con la columna “Oído Cocina“ y de la revista “Vivir en Cantabria”.

eldiariocantabria.es | 21 de julio de 2019

En democracia, decirle a unas congresistas que vuelvan a sus  países de origen, es un acto racista además de totalitario. La afrenta, por supuesto,  es de  Donald Trump. Y la respuesta debe venir de no permitirlo, ni tampoco acostumbrarse a estos ataques racistas, que en Estados Unidos se están convirtiendo ya en habituales a políticos y periodistas.

Muchos norteamericanos estarán contentos con Trump y su política de atropello a todo y a todos, pero Estados Unidos lleva camino de perder esa aura de libertad y convivencia de razas que siempre mantuvo como bandera, además de la oficial de barras y estrellas. Esa bandera que tan magistralmente  reflejó  en sus cuadros Jasper Jhons, queriendo expresar lo que digo, al igual que Andy Warhol, mostrando a través de sus escenas pop las costuras de un país que se ha sumergido, por obra y gracia de su presidente tuitero, en el revanchismo más absoluto, de consecuencias impredecibles.

En su escalada de despropósitos, ahora echa en cara su origen a las propias congresistas, y les pide abiertamente que regresen a sus países. Como se lo cuento. Y lo mismo sucede ya entre los periodistas. Uno, al hacer una pregunta a una portavoz de Donald Trump, es a su vez repreguntado sobre su origen étnico. El peligro racista y xenófobo ya no asoma: es que está instalado en la mismísima Casa Blanca, y parece dar igual lo que otros congresistas o representantes políticos critiquen o rechacen al respecto. De no movilizarse la propia sociedad norteamericana, esto va a ir a más con los peligros que acarrea en la calle, en las escuelas o en los trabajos un mensaje oficial tan claro y contundente en contra de quienes tienen diferente color de piel.   

De no movilizarse la propia sociedad norteamericana, esto va a ir a más, en contra de quienes tienen diferente color de piel

La América para los americanos de Trump era una trampa para dividir y, sobre todo, excluir. Se empieza por la construcción de muros, y lo que viene a continuación es que arremetes contra la labor de oposición política de mujeres congresistas, invitándolas a que abandonen los Estados Unidos y regresen a sus países de origen. El mundo está cambiando tanto, que jamás pensé escuchar algo así, y tener que rechazarlo mediante un artículo. ¿Qué por qué me extraño? Porque recuerda a episodios de otras épocas, cuando se perseguía a negros, judíos o gitanos, y todos sabemos cómo se desarrollaron dentro de nuestra triste historia aquellos acontecimientos. Me imagino que muchos norteamericanos se muestren igual de sorprendidos al ver surgir de repente problemas con su himno y determinados deportistas, o al escuchar a la capitana de su equipo femenino de fútbol y campeón del mundo, Megan Rapione, decir algo tan fuerte como “no voy a ir a la puta Casa Blanca”

En el país donde se imprimen algunos de los periódicos más poderosos e influyentes del planeta, como el Wall Street Journal o The New York Times, seguro que nunca contaron con que una tal Kellyanne Conway, asesora de Trump, y dando una rueda de prensa, iba a contestar a la pregunta de un periodista así: “¿Cuál es su origen étnico?”. Las congresistas son las malas; los periodistas son los malos; los tuiteros que responden a las constantes sandeces de un Donald Trumpo desatado también son los malos. Pero lo cierto es que son los gobernantes como él quienes peor ejemplo pueden dar, anteponiendo la xenofobia al respeto y la tolerancia hacia razas, ideologías y creencias, que se han propuesto dinamitar desde la provocación rupturista. 

Las congresistas son las malas; los periodistas son los malos; los tuiteros que responden a un Trump desatado también son los malos

Algunos líderes mundiales, pocos por desgracia, han contestado a estos gestos racistas que provienen de la Administración Trump. Aunque la auténtica movilización debe estar en el rechazo ciudadano hacia estas formas, que tratan de imponer un discurso único, sin críticas ni control, venga de donde venga, como es el caso del mismísimo Congreso estadounidense.  Allí, a las legisladoras como Alexandria Ocasio-Cortez, de origen puertorriqueño; la afroamericana Ayanna Pressley; Rashida Tlaib, hija de palestinos; e Ilhan Omar, originaria de Somalia, Trump les ha mostrado la puerta de salida al invitarlas a que vuelvan a sus países originarios. Asegurar en la actualidad que Estados Unidos es la mayor democracia del mundo resulta del todo un espejismo. 

 

 

 

Puede ver este artículo en la siguitente dirección /opinion/miguel-del-rio/trump-esta-ya-con-lo-de-mi-origen-etnico/20190721193719062648.html


© 2019 eldiariocantabria.es

Periódico online de noticias de Cantabria

Asociado a:

AEEPP    ADP Cantabria