martes 11/8/20

El esperpento, y la justicia social del ingreso mínimo vital

Es para enmarcar que se haya aprobado una de las medidas sociales más necesarias para tener un país más justo, la aprobación del ingreso mínimo vital, una renta básica totalmente necesaria y que era un anacronismo, ya que casi todos los países de nuestro entorno tienen medidas sociales parecidas. Es sin duda, una medida contra la pobreza extrema, para las personas más necesitadas, que es para todos sin distinción de credo, raza o afinidad política...

Es difícil buscar un lugar en el mundo donde los responsables políticos vivan en una realidad paralela, en un mundo lleno de agresividad para dilucidar posibles frustraciones, e incluso para lanzarse a la yugular de su hipotético enemigo político, como el nuestro, todo en aras de un bien superior, tener una razón que a nadie más que a ellos les importa.

Podemos hablar de esas manifestaciones en coche en plena pandemia pidiendo libertad, eso sí, en una manifestación autorizada, permitida, y donde los cuerpos de seguridad del Estado han velado para que puedan ejercer sus derechos constitucionales. Es difícil quedar más en evidencia ante los hechos.

Los que tienen su futuro más asegurado están gritando en la calle, y ese es su derecho; mientras a pocos kilómetros hay colas de personas recogiendo comida

Desde luego que hay motivos para la queja, incluso para la indignación, pero parece sorprendente que los que más motivos de queja tengan sean aquellos que se les supone un mayor poder adquisitivo. Aquellos que tienen una renta más alta, hablar de las manifestaciones del barrio de Salamanca no deja de ser una hipérbole de la realidad, donde los que tienen su futuro más asegurado están gritando en la calle, y ese es su derecho; y sin embargo a pocos kilómetros hay largas colas de personas, recogiendo bolsas de comida porque no tienen ni para lo más esencial. Ahí sí se podía esperar un estallido social, una revolución contra el hambre, contra los que les roban su futuro, pero ahí es como si se les hubiera dado un somnífero para tapar los ojos a la realidad, como si sus líderes estuvieran ocupados en otras tareas.

No hace mucho hemos visto como un Gobierno no sabía sumar, o no se fiaba de los acuerdos a los que había llegado con otras fuerzas políticas, para la ampliación del estado de alarma, y en una gestión del disparate firmaba un acuerdo para derogar la reforma laboral y a las tres horas donde dije digo, unilateralmente se ponía diego... y por el camino la credibilidad de algunos rodaba por el suelo...

Ver a una diputada llamar al Vicepresidente segundo del Gobierno de su país hijo de terrorista, en el primer día de luto nacional por la muerte de más de 27.000 personas en España, hace daño a los sentidos, más parece un desahogo fruto de la pérdida de los nervios, pero no, sigue en sus trece rozando el delito y sobre todo perdiendo toda ética en los comportamientos. ¿Qué aporta ese comportamiento?, ¿de qué nos sirve ese desahogo de esta señora?, ¿qué se pretende con el mismo?, muchas veces el silencio tiene un gran valor, en esta ocasión, sin duda.

Crear después de no pocas disputas una comisión para la reconstrucción de nuestro país, y que quede noqueada en la primera sesión es para hacérselo mirar

La sesión inaugural de la Comisión para la Reconstrucción Social y Económica del Congreso de los Diputados debería ser un foro de diálogo, de encuentros, de soluciones, donde tomar medidas entre las formaciones políticas, donde buscar medidas, salidas a la dura crisis que se nos anuncian por el covid 19. Pues no, allí lo que impera son los insultos entre Vox y Podemos. Crear después de no pocas disputas una comisión para la reconstrucción de nuestro país, y que quede noqueada en la primera sesión es para hacérselo mirar. El propio Vicepresidente se equivocó de foro al llamar golpistas a un partido, ni era el momento, ni el lugar, ni se puede hacer esa afirmación de gran calado sin pruebas, y si las hay, hay que llevarlas ante la autoridad pertinente para que tome las acciones legales contra quienes cometen tan importantes delitos. Lo contrario es dar herramientas para un victimismo, e incluso perder parte de la razón en los argumentos del propio Gobierno. A no ser que fuera eso lo que se pretendiera, ya que pocos se acuerdan de la intervención de la Vicepresidenta tercera, que puso una valiosa información a disposición de esa Comisión, donde se daban datos que nos pueden estremecer sobre lo que nos puede esperar, que aquí hemos estado hablando de otro tema y no del principal. Al menos el Vicepresidente segundo ha reconocido a medias su error.

Manifestaba solemnemente el Presidente de la Comisión, Patxi López que sus señorías podían no darse cuenta para lo que estaban en la misma. La gente no espera de nosotros que estemos todo el día en la crítica, el insulto y la descalificación", lamentando, "No estamos entendiendo nada de lo que demanda la ciudadanía de esta comisión y, si no lo entendemos, es que no servimos para nada". Donde los extremos del Congreso se disputan quién la dice más grande, quién hace el insulto más sonoro, está claro que ese no es el camino.

Estos días vemos como aparecen los nubarrones de ese futuro negro que nos anunciaban, esos 3.000 puestos directos perdidos por el cierre de Nissan en la zona franca de Barcelona, y cerca de 13.000 indirectos, muchas bocas se alimentan gracias a esos puestos de trabajo. Donde nuestros responsables han hecho mucha publicidad con esa situación incluso una utilización electoral del mismo, y al final en diciembre Nissan dejará un profundo vacío, lo peor es que hay algunos desalmados que no entienden nada y todavía se alegran de ello, para llorar y no echar gota.

Los afectados que quedan, siguen esperando las prometidas y aprobadas soluciones

En el reino de los cántabros su líder Miguel Ángel Revilla I de Polaciones aprobaba en Consejo de Gobierno este jueves y presentaba a jueces y afectados como nuevo, un plan de actuación para las viviendas con sentencias de derribo que data del año 2008, su Gobierno con José María Mazón de Consejero con las competencias de urbanismo por aquellos lejanos tiempos y hoy haciendo los madriles, ya aprobó y presentó para solucionar los problemas de unas familias que sufren las consecuencias, por los ilícitos que su gobierno y ayuntamientos afectados han cometido, 12 años más tarde, después de todos los incumplimientos posibles de las resoluciones del Parlamento de Cantabria y de los compromisos de su propio Gobierno, los afectados que quedan, siguen esperando las prometidas y aprobadas soluciones, viendo el descrédito de unas instituciones que mienten más que hablan o aprueban. Se dilapidan los recursos de los ciudadanos del reino de Cantabria, no son capaces de solucionar ni las viviendas que están en suelo urbano consolidado, donde si se derriba saben que por ley no hay nada que impida volver a construir en el mismo lugar y muchas veces, más viviendas que las actuales. El mayor despropósito urbanístico de corrupción institucional, cientos de familias siguen sufriendo las consecuencias de las actuaciones del líder de Polaciones y de los responsables municipales que se ven o son incapaces de aprobar sus PGOU, algunos llevan en elaboración más de 20 años, una vergüenza institucional, que haría bien la Justicia en investigar ese lado oscuro de las actuaciones de las administraciones públicas.

Muchas veces podemos tener la tentación de pensar que todo es negativo, que nuestros representantes no sirven para nada. Todo llevado al extremo puede darnos una visión distorsionada de la realidad. Es para enmarcar que se haya aprobado una de las medidas sociales más necesarias para tener un país más justo, la aprobación del ingreso mínimo vital, una renta básica totalmente necesaria y que era un anacronismo, ya que casi todos los países de nuestro entorno tienen medidas sociales parecidas. Es sin duda, una medida contra la pobreza extrema, para las personas más necesitadas, que es para todos sin distinción de credo, raza o afinidad política... A la hora de hacer las críticas y aciertos la aprobación del ingreso mínimo vital es un gran acierto del gobierno de coalición, una medida social que quedará en nuestra memoria colectiva.

Se puede discrepar, se puede tener puntos de vista diferentes, pero... ¿para sostener las ideas de uno hace falta envilecer la vida pública? Hay una gran mayoría de ciudadanos que no queremos ver el sálvame de la política, sino esos representantes elegidos para dar soluciones a los graves problemas que tenemos todos. Es cierto que cada uno tiene su visión de la realidad y creer que la nuestra es la única válida además de ser empobrecedor, posiblemente nos estemos engañando a nosotros mismos. 

Comentarios