Martes 21.08.2018

El CIS del presidente

La prudencia en la alegría suele ser una buena receta para no caer en espejismos, pese a que soy de las que cree que cuando se abran las urnas el PSOE, efectivamente, va a mejorar posiciones en relación a las últimas generales.

El CIS ha tenido que ser una alegría para el Presidente Sánchez. Por mucho que a todos les guste decir que la encuesta importante es la de las urnas, será absurdo pensar que da igual cuales sean los resultados, en concreto, del CIS. Sus trabajos tienen una sistemática ya muy asentada y la muestra es la más amplia que se utiliza en España para cualquier trabajo demoscópico.

Sin embargo este CIS que ha tenido que dar una alegría al Presidente se produce en un momento que ya se define por propios y extraños como de "luna de miel", en este caso para el Ejecutivo. También subió el PSOE nada más ser elegido Pedro Sanchez como secretario general. Todo hace pensar que cualquier novedad, cualquier movimiento llamativo tiene un efecto favorable a quien lo hace. La prudencia en la alegría suele ser una buena receta para no caer en espejismos, pese a que soy de las que cree que cuando se abran las urnas el PSOE, efectivamente, va a mejorar posiciones en relación a las últimas generales.

La encuesta se ha realizado en plena "luna de miel" del PSOE, o mejor dicho, del Gobierno porque realmente el Ejecutivo ha fagocitalo al partido, circunstancia esta que en algún momento su secretario general deberá enmendar.

Sánchez, guste o no guste, ha sacado al PSOE del desierto en el que estaba y Pablo Casado se merece algo más que una oportunidad

El CIS no recoge lo que podríamos llamar el "efecto Casado" y es muy probable, por no decir seguro, que el extraordinario, por desconocido, movimiento generado por el PP tras la marcha de Rajoy y su aún muy reciente Congreso, tendrá su reflejo en sucesivos trabajos del propio CIS. De acuerdo con opiniones de sociólogos solventes, el PP podría registrar un alza significativa sobre ese 20,4% de porcentaje de voto que le atribuye el CIS.

Lo cierto es que tanto Pedro Sánchez como el propio Pablo Casado que ayer justamente mantuvieron su primer encuentro en La Moncloa, necesitan generar poso en la percepción ciudadana. Los flashes de momentos puntuales, indican eso, flashes y momentos. El vértigo en el que se ha instalado la política española en su conjunto hace imposible llegar a conclusiones que sirvan para algo más que realizar interpretaciones que, al final, resultan ser pasajeras.

Lo que no es pasajero y sí una clara y sostenida tendencia es el bajón de Podemos. Eso sí que se ha asentado convirtiendo al PSOE en el partido referente de la izquierda. Y eso seguirá siendo así aun cuando futuros sondeos dieran al PSOE algún punto menos. Los socialistas tienen motivos y fuerza suficiente para que Podemos no les tosa demasiado fuerte pese a que el grupo parlamentario de Pablo Iglesias le resulte al Presidente Sánchez un compañero de viaje imprescindible para mantearse en La Moncloa hasta el 2020 como una y otra vez nos recuerda la Vicepresidenta del Gobierno.

PP y Ciudadanos aparecen igualados. En este caso la diferencia a favor del PP es que no se ha valorado, no ha entrado en este CIS, un PP con un nuevo líder. Hay que suponer que también el tendrá su "luna de miel". Y aquí está el reto del joven presidente de los populares. Conjurar el eventual sorpasso de Ciudadanos. De acuerdo con los datos de las últimas elecciones, los populares son la primera fuerza política, a más de cien escaños de diferencia con el partido de Rivera. El CIS otorga a los populares una caída en toda regla y habrá que esperar al próximo para comprobar la fugacidad o no de estos datos. Si Sánchez, en su momento, luchó a brazo partido para desmentir el sorpasso que anunciaban la mayoría de encuestas, ahora le ha tocado el reto a Pablo Casado, tan amigo del bipartidismo como los propios socialistas.

Tanto a Pedro Sánchez como a Pablo Casado se les ha acabado la luna de miel. Ahora, el primero, se enfrenta a la gestión de problemas muy serios desde una posición de extrema debilidad parlamentaria. Al segundo, a Pablo Casado, le toca poner su partido a punto, colocarle en el tablero político y eso también tiene sus riesgos. Nada hay más fácil cuando se tiene poder que cometer errores. Y por errores que cometan el que no gane las próximas elecciones, no sería justo que sus respectivos partidos convirtieran esa derrota en una enmienda a la totalidad. Sánchez, guste o no guste, ha sacado al PSOE del desierto en el que estaba y Pablo Casado se merece algo más que una oportunidad.

El CIS del presidente
Comentarios