Viernes 19.04.2019

“Va siendo hora de que nos vean ahí dentro”

Somos la generación que más ha sufrido y sufre la crisis, y sin embargo, no tenemos a nadie que nos pueda representar. Lo mismo que hay mayores de 70, debe haber menores de 25.

Si la política institucional española se ha caracterizado por algo es por la elevada edad de quienes ejercen esa tarea. Se ha preconcebido la labor institucional como un ejercicio de una política profesional que en innumerables casos responde a intereses ajenos a los del pueblo, a los de la gente, que más allá de ser de izquierdas o derechas, forman parte de la mayoría social. Esa política forma parte de la trama que han montado los poderosos para legislar a su favor.

El año 2014 supuso un nuevo amanecer entre una juventud que se sentía indefensa ante las políticas que aplicaban Partido Popular y Partido Socialista indistantemente. El mejor ejemplo es la reforma del 135 o cómo se privó al pueblo la posibilidad de elegir si queríamos a Felipe de Borbón. El ya conocido “todo atado y bien atado”.

Se ha preconcebido la labor institucional como un ejercicio de una política profesional que en innumerables casos responde a intereses ajenos a los del pueblo

Ese 2014 surge con el nacimiento de Podemos y la irrupción en las Elecciones Europeas de un partido que esa gran noche denominó Antonio García Ferreras como “el partido de los indignados”.

Algunas decidimos que estábamos obligadas a poner nuestro granito de arena. Empezamos a militar en los círculos, nos presentamos a primarias internas tanto a Consejos Ciudadanos Municipales, Autonómicos... pero la realidad es que los resultados nunca eran realmente buenos. Vivíamos encima con la frecuente mirada paternalista de cada espacio de participación intergeneracional. Haced lo que os digamos y ya. No tenéis experiencia para decidir.

Unido a los continuos problemas internos, esos que por cierto no ocurren solamente en nuestro partido, hizo que perdiésemos a aquellos compañeros y compañeras que vivían en Podemos una de sus primeras experiencias políticas.

¡Ojo! Esto no es una cuestión exclusivamente de Podemos. Esto pasa absolutamente en todos. Existe en otros partidos una juventud honrada, con la que podemos tener enormes diferencias ideológicas, que tiene una situación similar. Para ellos también va este artículo.

Las políticas neoliberales de los diferentes gobiernos han afectado a las clases populares, y dentro de ellas quienes más las sufrimos somos la juventud.

Hace unos días el diario El País se preguntaba en un artículo el motivo por el que decaía la natalidad. ¿En serio es necesario responder a eso?

No podemos trabajar. Si trabajamos, el empleo es unas condiciones pésimas, con un sueldo muy bajo y unas condiciones laborales que cada vez se acercan más a las del antiguo Egipto. Si no podemos trabajar o tenemos unas condiciones pésimas, pues no podemos emanciparnos. ¿De verdad alguien piensa que queremos vivir siempre junto a nuestros padres y madres? Ellos se merecen poder disfrutar su vida después de haber dado todo por nosotros.

Somos la generación que más ha sufrido y sufre la crisis, y sin embargo, no tenemos a nadie que nos pueda representar. Lo mismo que hay mayores de 70, debe haber menores de 25.

¿Quién va a liderar aquellas políticas que nos afectan? ¿Por qué allá donde se deciden- o eso se supone- las políticas que influyen en nuestras vidas no tenemos a nadie de nuestra generación?

Estas primarias de Podemos para elegir a nuestros candidatos a representantes suponen una oportunidad histórica.

Somos un chico y una chica. Menores de 25 años. De 2 territorios en pleno éxodo como son Ourense y Cantabria. 2 territorios que representan la realidad de una juventud que tiene como solución vital marcharse a las grandes ciudades o huir a otros países. Llevamos detrás una mochila de gran responsabilidad.

Nos presentamos por esa juventud que quiere una vida digna. Por todos los compañeros y compañeras que dan su vida para construir una sociedad más justa. Por nuestros amigos y amigas. Por Javi, Jon, Andrea...y otros tantos compañeros y compañeras- perdón a los que no os mencionamos pero es que si no no acabaríamos el artículo- que ponen su vida a disposición de un proyecto político. Por una juventud que sueña con un cambio político. Y por qué no, también por quienes nos menosprecian.

Por eso pedimos que a partir de mañana nos votéis. No es votar a Sabela y a David, a David y a Sabela. Es votar a una juventud rebelde que lucha por los de ayer, lucha por los de hoy y seguirá luchando por los de mañana.

Volvamos a hacer historia. Va siendo hora de que nos vean ahí dentro.

“Va siendo hora de que nos vean ahí dentro”
Comentarios