viernes 03.07.2020

Invístete tú, que a mí me da la risa

El papel del PSOE debe ser la oposición férrea pero constructiva. En ningún caso unas nuevas elecciones serían responsabilidad de Sánchez, por otra parte el único que ha querido formar gobierno tras la política ‘Super Glue’ de Mariano que tan buenos resultados le ha reportado en la última cita electoral.

Hay por ahí una especie de encuesta (como hueso de cañada para perro flaco) que le asegura a Mariano entre 15 y 20 escaños más si hay terceras elecciones. Los duros del PSOE la han recibido con una cruz y agua bendita, en tanto que los ‘marianistas’ (no porque veneren las barbas del gallego, sino por su tendencia a la abstención fácil) la esgrimen frente al rictus de Sánchez para que tuerza el brazo. Los ojos del líder socialista no son ya córneas, sino una réplica de los de Marujita Díaz: la rueda de la fortuna apuntando a la vez a los cuatro puntos cardinales. Al Norte, Patxi; Al Sur, Felipe; al Este, Iceta; al Oeste, Fernández Vara. La barra del PSOE tiene un gran problema: si cada cual llega con su fórmula mágica del ‘Gintonic’, lo normal es que el secretario general agarre un tablón de resaca impredecible.

España es diferente, como dicen los anglosajones. Lo es hasta en el detergente, porque raras veces limpia las manchas a conciencia

¿Qué le pide el cuerpo a Sánchez? Decir no a Mariano todas y cada una de las veces que éste se presente a la investidura. Y sería coherente con lo expresado por la Ejecutiva y con el sentir de los votantes. No creo que una sola de las papeletas socialistas quiera un nuevo Gobierno de Rajoy ni por activa (el sí) ni por pasiva (la abstención). Claro que es tanta la presión que soporta estos días el líder de la Federal socialista que lo mismo tira por la calle del medio: “Invístete tú, que a mí me da la risa”. Y así deja contenta a la tropa de melancólicos bien colocados en empresas relumbrantes o en organismos públicos que abogan por que Sánchez se desmienta a sí mismo y haga de gregario del PP.  Para qué quieres enemigos si tienes a los compañeros de partido.

El papel del PSOE debe ser la oposición férrea pero constructiva. En ningún caso unas nuevas elecciones serían responsabilidad de Sánchez, por otra parte el único que ha querido formar gobierno tras la política ‘Super Glue’ de Mariano (con los pies bien pegados al suelo, sin dar ni un paso) que tan buenos resultados le ha reportado en la última cita electoral. Y sí: España es diferente, como dicen los anglosajones. Lo es hasta en el detergente, porque raras veces limpia las manchas a conciencia. Se limita a poner suavizante sobre la mugre y a brindar con vinito oloroso en espera de que escampe. La granizada está por llegar, pero mientras tanto, invistan a Mariano, que volverá sin duda con el paraguas moteado de agujeros.

Comentarios