viernes 22.11.2019

No a la supresión de la Agencia de Desarrollo Local de la Mancomunidad del Alto Asón

La ADL es un servicio más del que disponen las personas de nuestro municipio y no podemos, ni debemos, permitir que los intereses de algunos, acaben con lo que se ha construido en mucho tiempo y que es valorado positivamente por los usuarios. 

Se cumplen ahora 7 años desde que el Gobierno del Partido Popular, presidido por Mariano Rajoy, intentó llevar a cabo, como una de las medidas de ahorro ante la crisis, la supresión de Mancomunidades. Sin embargo, esta medida no se llevó a cabo, dado que en la mayoría de los casos, dichas Mancomunidades daban servicio a pequeños municipios, los cuales, por sí solos, no podrían prestar determinados servicios a sus vecinos. 

El Ayuntamiento de Rasines forma parte de 2 mancomunidades: Mancomunidad de Municipios del Alto Asón y Mancomunidad de Municipios Sostenibles. Además, también forma parte del Grupo de Acción Local Asón-Aguera-Trasmiera. Los tres organismos se financian a través de los Ayuntamientos que los componen, Gobierno Regional, Gobierno de España y Comunidad Europea. Estas entidades han contribuido enormemente a la mejora de los servicios que el Ayuntamiento de Rasines ha ofrecido, durante todo el periodo de su funcionamiento, a sus ciudadanos y a la equiparación de servicios entre los ámbitos rural y urbano. 

La Mancomunidad de Municipios del Alto Asón, fundada en 2001 por 6 ayuntamientos (Ampuero, Rasines, Ramales de la Victoria, Ruesga, Soba y Arredondo), después de 18 años, ve ahora peligrar su futuro. En los últimos días, las redes sociales se han visto desbordadas por la circulación de un video que achaca a los representantes de los ayuntamientos gobernados y cogobernados por el PRC, el deseo de cerrar la Agencia de Desarrollo Local y, por tanto, el despido del personal adscrito a dicha agencia. Hoy en día que se habla de la España despoblada y, tanto el gobierno nacional como el regional, dicen apostar por el medio rural, unos municipios rurales, optan, sin ningún otro tipo de criterio que el supuestamente económico, en eliminar, de un día para otro, un servicio para la gente, la Agencia de Desarrollo Local de la Mancomunidad del Alto Asón. Si existen más de 30 agencias en nuestra región, por algo será.

Si existen más de 30 agencias en nuestra región, por algo será

En el caso del municipio de Rasines, los argumentos dados por los representantes del Consistorio en la Mancomunidad (Alcalde y Teniente de Alcalde) para llevar a cabo esta medida son dos. Por un lado, el coste que supone el mantenimiento de dicho servicio, el cual lleva prestándose durante los últimos 16 años a todos los vecinos, y funcionando positivamente independientemente del color político que gobernase; y por otro lado, el no tener el ayuntamiento competencias en empleo. Ambas explicaciones se caen por su propio peso, ni es un gasto que no puede ser asumible por el Ayuntamiento de Rasines, y tampoco es cierto que los ayuntamientos no tengan competencias en empleo, dado que existe una sentencia del Tribunal Constitucional que indica que las entidades locales pueden prestar los servicios que viene desarrollando la Agencia de Desarrollo Local. Recordemos que los ayuntamientos no tienen tampoco competencias en Sanidad, Educación o Servicios Sociales; ¿lo eliminamos todo?.

Con sede en el municipio de Ampuero, diversas son las funciones que desarrolla esta ADL, y que, de forma más en contacto con el territorio y sus gentes, complementa el servicio ofrecido por la oficina de empleo de Colindres, dependiente del Gobierno de Cantabria. Las funciones que ha venido desarrollando hasta ahora la ADL y de la cual, muchos de nuestros vecinos, han hecho uso, son, entre otras: la ayuda y orientación en la búsqueda de empleo, la gestión de ofertas de empleo en contacto con las empresas de la comarca, el asesoramiento y orientación laboral, el desarrollo de talleres de empleo y cursos para que las personas de estos municipios se formen y estén en las mismas condiciones que las de otros municipios a la hora de buscar empleo, etc. Pero, sobre todo, y lo más importante, las personas que allí trabajan, escuchan la problemática de algunas de las personas que allí acuden a pedir asesoramiento.

¿Cuánto va a costar a los vecinos el cierre de la ADL?  ¿Cómo se puede trabajar ni ayudar a la gente bajo esta presión? 

La ADL es un servicio más del que disponen las personas de nuestro municipio y no podemos, ni debemos, permitir que los intereses de algunos, acaben con lo que se ha construido en mucho tiempo y que es valorado positivamente por los usuarios.  Si ahora se cierra este servicio, ¿qué vendrá después? ¿se está buscando el cierre de toda la Mancomunidad? ¿Se han planteado que si se cierra esta oficina, algunos ayuntamientos pueden considerar también el abandono de la mancomunidad, con el consiguiente debilitamiento de la misma? Los que hoy apuestan por su cierre, ¿se han parado un momento a pensar la importancia que tiene dicho servicio, de carácter público, a sus vecinos? ¿se trata de una decisión en la que prevalece el interés de los vecinos o el interés político?
¿Cuánto va a costar a los vecinos el cierre de la ADL? 
¿Cómo se puede trabajar ni ayudar a la gente bajo esta presión? 

Algunos tendrían que responder a estas y otras preguntas antes de tomar una decisión tan trascendental para los vecinos de Rasines y del resto de la comarca. Si los vecinos de estos municipios no piden responsabilidades a sus representantes, y les exigen la continuidad de los servicios gestionados, probablemente, el futuro de esta mancomunidad sea muy incierto.
 

No a la supresión de la Agencia de Desarrollo Local de la Mancomunidad del Alto Asón
Comentarios