Lunes 19.11.2018

A navajazo limpio (políticamente hablando)

¿Cuántas décadas nos hemos visto, primero salpicado, luego manchados y al final nos toca chapotear en el fango? con el devenir político de nuestros pésimos actores.

Escribíamos a mediados de abril en este diario digital acerca de las metáforas y significados de las técnicas Thai-Chi aplicables en el Congreso de los Diputados por el gobierno en el poder, dirigidas a distinta bancada política, en forma de acercamiento y seducción.

Era la época de una aparente “luna de miel” entre el P.P – P.N.V, y sus “enamoradizos” encuentros para un mayor y más íntimo acercamiento, del cual surgió una fulgurante relación que anunciaban con cítaras y fanfarrias.

Recordarán Vds. que aquello finalizó como el “Rosario de la Aurora” y sus inmediatas consecuencias.

Cabe preguntarse, ¿de esto se va tratar la política de aquí en adelante?, ¡pues que me borren! no puedo expresarme más claro

En otros Medios Nacionales, también hicimos referencia a “los meses de pasión” que aún nos quedarían por sufrir.......

Títulos como: “Un pedregal para España”; “Miedo y Locura”; y “El tortuoso camino de España”, entre otros, servían ante todo de fondo, ante los comportamientos político a los que asistíamos.

Pero volviendo al Thai Chi de marras, he echado de menos reseñar en el glosario que aludíamos como epílogo, lo que podíamos titular: “A NAVAJAZO LIMPIO”, fiel reflejo de lo que política y socialmente viene sucediendo en nuestro país, de lo cual no es mi intención aburrir a los lectores con episodios que ya tiene en su memoria.

Cabe preguntarse, ¿de esto se va tratar la política de aquí en adelante?, ¡pues que me borren! no puedo expresarme más claro.

¿Cuántas décadas nos hemos visto, primero salpicado, luego manchados y al final nos toca chapotear en el fango? con el devenir político de nuestros pésimos actores.

Finalmente, saben lo que les digo y no resultaba precisamente santo de mi devoción, que visto lo visto, pues no lo hacía tan mal el anterior Presidente. Tan sólo eche en falta “higiene política" a su alrededor.

A navajazo limpio (políticamente hablando)
Comentarios