Viernes 21.09.2018

Revilla predice el tiempo y mide sus tiempos

Pronosticar un otoño caliente que durará hasta el 26 de mayo del próximo año no es arriesgar mirando a las témporas. Sino levantar acta en el acto de que se avecinan fuertes vientos políticos racheados.

Revilla acaba de coser un galón más a su bocamanga: mejor hombre del tiempo. Los cántabros le creíamos midiendo sus tiempos para anunciar, con sus cómplices las témporas de otoño, que se presentará a la reelección el 26 de mayo de 2019. Pero en realidad estaba confirmando bajo su singular analítica purriega que las témporas habían quedado de nordeste. Y anunciando a lo Maldonado que este verano que agoniza sería “fifty-fifty”. Mitad soleado y mitad lluvioso.

Revilla se ha llevado este trofeo veraniego, una especie de Teresa Herrera de la meteorología, goleando a la cabrera de Cervatos, a un apicultor de Corconte y al mismísimo editor del Calendario Zaragozano. Cuatro semifinalistas de postín. Y un ganador claro ratificado por el VAR.

El presidente de la margarita de pétalos impares ha ganado esta vez por aproximación. Encabezará por última vez la candidatura del PRC a gobernar Peña Herbosa

El presidente de la margarita de pétalos impares (sí me presento, no me presento, sí me presento) ha ganado esta vez por aproximación. Ahora que se aproxima su anuncio más esperado: encabezará por última vez la candidatura del PRC a gobernar Peña Herbosa. Al fin, esta será la última vez. No como la última vez de 2015. Quien aguarda como agua de octubre ese pétalo impar y monoSílabo es el gran periodista Fernando Jáuregui. Dispuesto a escribir su libro número 18 bajo el sugerente título: “Cuando te engañan con el off the récord y lo cuentas”.

Tras la cena de los Emboques de Oro de la Casa de Cantabria en Madrid, el pasado 22 de agosto, Jáuregui dijo que Revilla le había confesado que no se presentaría más. El periodista santanderino acababa de recibir su Emboque y el cuerpo le pedía además un birle al pulgar de 7 bolas. Así que lo reveló convencido de que antes que comensal es periodista.

Lo contó en la COPE al día siguiente y copó todos los titulares. Se movió convulsivamente el banquillo de suplentes de lujo del PRC. Pero Revilla mantuvo su comunicativo silencio de hombre del tiempo que mide muy bien sus tiempos. Y sostuvo en la mano de nuevo la margarita de tres pétalos: sí me presento, no me presento, sí me presento. Sí que se presenta.

Pronosticar un otoño caliente que durará hasta el 26 de mayo del próximo año no es arriesgar mirando a las témporas. Sino levantar acta en el acto de que se avecinan fuertes vientos políticos racheados. Aunque no los pronostiquen ni la cabrera, ni el apicultor ni el mismísimo editor del Zaragozano.
Ni siquiera los anunciará el propio Revilluca. Al tiempo.

Revilla predice el tiempo y mide sus tiempos
Comentarios