miércoles 23.10.2019

Bad Boys (qué malos son estos chicos de la izquierda)

Desautorizar un acto ultraderechista “por motivos de seguridad” no puede ser un argumento válido, es más bien un vamos a quitarnos de encima este marrón en lugar de pregonar que este tipo de organizaciones son vetadas por su ideario, no sea que vayan a volver y tengamos que sentarnos a pedirles más ayudas.

Lo destrozan todo, no cuidan nada. Lo primero, la seguridad. Evitar pintadas y concentraciones ante las puertas de estas personas, no sea que puedan destapar la alcantarilla y el pestilente hedor asome y manche a tanto estómago agradecido.

Tras autorizar el acto de un grupo ultraderechista en el Paraninfo de la Universidad de Cantabria, ésta lo desautoriza “por motivos de seguridad”. ¿Perdón? ¿De verdad la Universidad Pública de Cantabria no ha encontrado otro argumento?

Sufragamos el 70% del presupuesto de la UC con nuestros impuestos, por lo que deseamos que se centren en formar e investigar y no en ceder espacios a herederos de Falange o del Frente Nacional o que están vinculados a grupos neonazis

En Santander y en Cantabria abundan los espacios en los que diferentes personas u organizaciones pueden realizar sus actos, pero si muchas comunidades de vecinos hubieran sido conscientes de esa posibilidad, habrían reservado el Paraninfo para sus reuniones anuales. Quizás haya que recordarle a la Universidad de Cantabria que recibe una aportación económica anual por parte del Gobierno de Cantabria, es decir por parte de todos los cántabros, de casi 76 millones de euros. Dicho de otra manera, usted y yo, el vecino del 1º y mi compañero de la fábrica sufragamos el 70% del presupuesto de la UC con nuestros impuestos, por lo que deseamos que sus esfuerzos se centren en formar e investigar y no en ceder espacios, supongo que además no lo harán de manera altruista, a aquellos que son herederos de Falange o del Frente Nacional o que están vinculados a grupos neonazis y que además defienden planteamientos discriminatorios contra la mujer, las personas LGBT+ o los inmigrantes.

Desautorizar un acto ultraderechista “por motivos de seguridad” no puede ser un argumento válido, es más bien un vamos a quitarnos de encima este marrón en lugar de pregonar que este tipo de organizaciones son vetadas por su ideario, no sea que vayan a volver y tengamos que sentarnos a pedirles más ayudas.

Así de sencillo.

Bad Boys (qué malos son estos chicos de la izquierda)
Comentarios