viernes 28.02.2020

Carta Abierta ante lo ocurrido en la apertura del Año Jubilar Lebaniego

Pido una disculpa, un acto por lo menos de falsa empatía, solidaridad. Una muestra de respeto al mundo rural.

Día 23 de Abril, pistoletazo de salida al año jubilar.

En el monasterio de Santo Toribio de Liébana abren las puertas del perdón; un perdón que el pasado Domingo sólo concedieron a unos miles, exceptuando una minoría ganadera en protesta por la estafa de vaciados sanitarios, análisis adulterados, parches con nombre de subvención y lobos de cuatro y dos patas destrozando el medio rural.

Recibieron un trato represivo, sufrieron la falta de respeto al derecho. Acorralados y con precinto, como ganado.

Todo muy bien controlado para que un puñado de ermitaños cansados de trajeados y sanidades de contrabando, no interrumpiese la misa de aquellos que predican poco con el ejemplo de ayudar al prójimo.

Un dispositivo policial para que esos trabajadores no colapsaran la carretera a la hora religiosa de comer porque parece, el turismo es lo primero

Un dispositivo policial para que esos trabajadores no colapsaran la carretera a la hora religiosa de comer porque parece, el turismo es lo primero, ya que para algunos el sector primario ha dejado de ser eso, esencial y necesario.

Y sí, me refiero un poco a nuestro Presidente Revilla, creo que confunde promoción con devoción. Señor, si tanto ama su tierra dedique tiempo y los medios que tenga a salvar la raza, a sus paisanos, a la tradición de esa Cantabria Infinita que poco a poco se hace menos eterna.

Sin pensar que ese hombre pueda darnos alternativas quiero mencionar eso de "El pueblo unido jamás será vencido", reivindicar que es la hora de unirnos.

Quisiera saber si queda empatía en las personas, si la cordura todavía se pasea por la vida, si se puede practicar alguna vez en sus horarios de oficina.

Creo que ha sido un ejemplo del gobierno que tenemos; autoritario, egocéntrico y descarado. Una manera clara de imponer sus intereses negociando con el turisteo beato. Una forma de demostrar su posición, la cual parece estar muy alejada de los ganaderos y del medio.

Creo que ha sido un ejemplo del gobierno que tenemos; autoritario, egocéntrico y descarado

Personalmente accedí a integrarme en un grupo sin ánimo de lucro llamado "Vecinos por Liébana", me brindó la oportunidad de dar voz al que otorga porque está cansado de luchar. Me dieron la oportunidad de quejarme, de expresar el descontento del sector. Ahora hago uso de ello para promocionar a los ganaderos de Cantabria en primer lugar, pero también para todos aquellos que comparten opinión y realidad.

Que no nos hagan callar, somos bravos… no van a ser unos corbateados los que acaben por conquistarnos.

Pido una disculpa, un acto por lo menos de falsa empatía, solidaridad. Una muestra de respeto al mundo rural.

Aquí no entendemos de leyes mordaza señores, nadie nos pondrá grilletes en la lengua si nos salimos del guión.

Acabamos de empezar, no nos volveremos para atrás…

Carta Abierta ante lo ocurrido en la apertura del Año Jubilar Lebaniego
Comentarios
Entrando en la página solicitada Saltar publicidad