miércoles 18.09.2019

Aministrar surrialismu y no dar arti

Es pusibli que pal añu 2030 un papardu puea pasar de Juentedé a Hontón de tirulina en tirulina ensin tocar colos pies en suelu.

mugu220819Jelechas de tragüezu | edc

Cuandu era chicu uía hablar, creo que pordemás, de la contracultura y de la revulución, en largas parlaas enas que a angunas güeltas no era unu de veer a la genti entri tantu jumu de tabacu. Eran una estética y un discursu ruturistas, y un pocu de práctica cutiana, quiciabis tamién.

A los años, aquella genti que paicía a puntu d'estorregá-l sistema jue alcontrando rincunucos ajayaízos drentu d'él, y tanta idea tresformaora se jue disipando nel airi cumu'l jumu de las parlaas cuandu, por fín, abrían las ventanas y curría l'airi frescu. El tiempu oreó el discursu y lu llevó polos airis. Aquel discursu pasó en pocu tiempu de clandistinu por pruhibíu a clandistinu por vergonzosu, y marchó pol mesmu caminu pol que bían empontigáu a la prática bastanti primeru.

Los artistas inteletualis progris juerin acupando los puistucos que diban heredando de los artistas inteletualis prosistema que criticarin desprimeru

La contracultura acabó revelándose entonz cumu'l ruti de quinis criticando a la cultura oficial, dicían que era cosa dina de despreciu, cumu la zorra'l cuentu dijendo de las uvas a las que no acanzaba que "estaban verdis". Los artistas inteletualis progris juerin acupando los puistucos que diban heredando de los artistas inteletualis prosistema que criticarin desprimeru. Y sigún los juerin acupando, el pensamientu de los que criticaban jue estalándose, difinitivu, enas sús cabezas. Por fín, el sistema abrió las puertas en parracil a los que lu criticaban, y entrarin encantaos jasta la cucina. Si eso pasó colos artistas, parigualis juerin los antisistema pulíticos.

La estética, ésa sí quedó.

Quiciabis sea impusibli vivir nun sistema socialista, y mas cuandu unu vei que quinis menos crein que eso sea pusibli se proclaman socialistas. De que sea pusibli, quiciabis, peru ensin contar con ellos. Por embargu, y podemos pensar que a gustu de los progris de foulard al piscuezu y discursu nicotínicu –y aminudu cínicu–, eno que sí hemos cunsiguíu allegar a vivir es drentu d'un sistema surrialista. Y ruturista, tamién es mui ruturista. La estética, mui tresgresora.

Los presonajis del underground pulíticu cántabru son artistas de calli, y trebajan a una escala grandona, jaciendo performances que interatúan col públicu –y mas entá colo públicu– y que tratan de cubrir el másimu de tarrentoriu. Si los artistas de la vanguardia vasca manejarin el jierru y la piedra a pequeña escala, los pulíticos cántabros van a jacer una estalación en redi de vías ferratas y tirulinas que abranqui la cumunidá autónoma deajechu. No va a quedar piedra ensin aunir al jierru, n'una estalación integral que puei desintegralo too ello. Si juerin de plantar semejanti palaciu de festivalis, qué no jarán con suficienti sitiu, tiempu y caudalis.

Ya ha cunsiguíu performar cientos de esgobios, cantilis, tarraplenis y lindunucos cubriéndolos de malla de gallineru

El deséu de ser vanguardia va muchu mas allá. Discurriatos dinos del Warhol mas lisérgicu marcan la línia ruturista total, cumu las lucis de coloris alumbrando peñas neochatarreras y puentis, con esi culuríu guapu que tantu ésitu ha demostráu atraendo en daqui establicimientos al turismu (sexual y desestacionalizado). La tendencia posmoerna de emplear material endustrial ya ha cunsiguíu performar cientos de esgobios, cantilis, tarraplenis y lindunucos cubriéndolos de malla de gallineru.

Diji que la estética, rompeora y pop, ésa sí que quedó. La preba se llama Ordenación del Territorio, y es un casu apasionáu de collage espontániu nondi se trata de romper deajechu las reglas: tenemos a la cabeza del moelu a un consejeru tresgrisivu al que no se puei encasillar en dinguna cunsijiría, ni en dinguna casilla -ni debi acanzali a tanta cubicia tan disiquiera una casona d'esas de las de veinti retretis-, que too li queda chicu, empenzando polos partidos pulíticos. Ya aculumbramos la nueva tendencia: Legalidá Outsider.

No podemos llevar Cantabria enteru d'un golpi a ARCO, peru los marchantis jarán por dir vindiendola a cachucos.

La idiulugía regionalista se traduz n'un cantu práticu al Dadaísmu, jaciendo la comedia alredeor d'una Cantabria invisibli, que malaspenas tien forma y n'asulutu fondu, y que jaz mas enreosa la labor d'atopar con ella que la de los presonajis de Buscando a Godot. La cunfianza del eletoráu en semejanti discursu es una especii de catarsis naïf en fríu.

Cumu ejemplu del cubismu de vanguardia, tenemos el Puertu Dipurtivu de Laredu, la jardiniría municipal y el desarrollu urbanísticu ena normativa local. Quiciabis no sea derechu el procesu, peru polo menos el resultáu es ritilíniu.

Hai un guiñu pop a Disney ena nueva moda prumuvía pol Gubirnucu de esparcer canecos mitológicos por sitios tan guapos cumu el jayal de Jozarcu

Hai un guiñu pop a Disney ena nueva moda prumuvía pol Gubirnucu de esparcer canecos mitológicos por sitios tan guapos cumu el jayal de Jozarcu (Hozarco, dichu en regionalista). A Disney y un pocu tamién a la Bruja Avería, se conoz. A Jozarcu tamién pretendin enjaretali una tirulina XXL pa amantis de la avintura y odiantis del contornu natural.

A estas alturas, la perceición de la rialidá está tan alteriaa y es tan curruta y tan lisérgica, que ni mijiendo los sueños de Buñuel y Dalí colos de Cheech y Chong acanzaríamos a veer estampa semejanti. Y l'espaciu que dejan libri los dos primeros molu llenarin bien generosu de cuntiníu pustizu cañí a lo Berlanga.

Es surrialismu porque paez un sueñu raru y una rialidá paralela, peru paez mintira que ber ajuntáu tanta rienti artística sea el resultáu de no dar arti de naa.

Es pusibli que pal añu 2030 un papardu puea pasar de Juentedé a Hontón de tirulina en tirulina ensin tocar colos pies en suelu, ni tan disiquiera las ispigas de los plumeros u las puntas de los ucálitos –un suponer–, mirando a esti lau un desguaci y un almacén chinu, y al otru un pulidepurtivu vacíu con un mural de Okuda, que se distinguirá de too lo otru porque no será gris.

Aministrar surrialismu y no dar arti