miércoles 18.09.2019

Calda

Los pulíticos y cargos públicos li echan la culpa a los pirómanos. Pirómanu es un enfermu mental al que li da igual quemar en marzu que n'agostu.

mugu210219Mugu nurtiegu n'una ilesia | edc

L'Ábrigu es inocenti. L'Ábrigu no tien culpa de naa. Biera bastáuli caldeá-l airi y jacemos ajayaízu el tiempu fríu y amurniáu intrimitiendo lugas de calurucu rebecu, y con eso jechu biera esmuciáuse mansu jasta murir disipáu adomando vagas marinas.

Las nuticias pretendin dicí-lo contrariu, que el güenu del Ábrigu lo que pretendi es quemá-l monti de banda a banda del país.

Ardin Jilichinu y Picujiniru, dilliá jasta Lus Poblis y La Peña'l Cuirvu es too ciniza negru, y las garmas relumbran asolejaas cumu costelacionis de piedra.

Los incendios aquí remanecin en el monti enos mesis enos que no anda el ganáu

Los pulíticos y cargos públicos li echan la culpa a los pirómanos. Pirómanu es un enfermu mental al que li da igual quemar en marzu que n'agostu, masque n'agostu aquello que quema cueji calda muchu primeru. Los incendios aquí remanecin en el monti enos mesis enos que no anda el ganáu, no pricisamenti enos de veranu.

Ardi Cotoniti cunvirtíu en jacina iscura de garabitas, luciendo cumu monumentu a lo muertu enas vegas verdis de Cudeyu.

L'Ejércitu Rural de la Redi, avanzáa garimpeira del compleju de atrasu rural, salta cumu un cepu a la primer señal de rechazu de los incendios. Dicin  que no se debi criminalizar a los ganaeros, peru ensin metese con esa genti que dendi los despachos llaman "pirómanu". Y a un tiempu, sal el sendicatu mayoritariu dijendo que los incendios son una custumbri sellenca de maneju ganaéru del terrenu, y naidi del Ejércitu Rural de la Redi li pidi al sendicatu que no criminalici al ganaéru.

Demientras, Cabarga y Caballar cuejin calda que se ceba nel arbuláu. Y la nuticia son los avionis que varcian l'augua de la badía enos quemaos. El mesmu ejércitu que jezo del cajigal cántabru un praízu abora apaga el juéu ena banda ondi el cajigal pirdió la batalla. Pareju, n'otras partis del mundu, aviación de guerra reparti "aguda humanitariu". Sí, la Hestoria se ripiti, primeru cumu tragedia y a la siguienti güelta cumu comedia miserabli.

La Aministración jaz la vista gordu y no cumpli con esa lei

Diz la lei que los quemaos debin acotasi, cerrasi al ganáu por espáciu de cincu años. La Aministración jaz la vista gordu y no cumpli con esa lei. Quin quema el monti lo sabi, y la sú pricupación es que lu sosprendan quemando. Una vez que el monti cueji calda, el trebaju está jechu, y pol veranu puei rematá-l trebaju iscurriendo el ganáu ca'l terrenu que quemó pol hibiernu. Cuenta con ello cuandu se dicidi a quemar.

Ardin los espindiajos que subin cara Obios dendi Iguña. Allí, cumu en tantos vallis de Cantabria, sólu tienin -sólu caltienin- arbuláu las manos a norti de las pandas. Las solanas, sequeras, terrenu prupingu al juéu, jaz tiempu que están curitas. Trágicu distinu el del cajigal de solana.

Las ordenanzas antiguas de conceju ubligaban a la genti a plantar más árbulis de los que tiraba. A los árbulis, a los concejos, y a las leis aquellas lis ha pasáu lo mesmu, esmuciase nel tiempu. Hui la lei li da el golpi de jacha al conceju, y el paisanu si lu da al árbul, ensin molestase en plantar otru.

Ardi el monti ena Casa Monti, allí ondi se iscundía l'osu que cunsiguió escapase de Cabárcinu y, dicin qué, ondi vivió libri unos pocos días jasta que lu matarin a tiros.

Saldría muchu mas baratu que caltener un sistema ganaeru incendiariu a golpi de suvinción

Apagá-los incendios sal mui caru. Caltener dos avionis apagando incendios un día solu es caru. Caltené-los retenis de bomberos a pie de monti es caru. Tenelos apagando incendios en un monti pindiu tamién. Tou esi prisupuestu sal de anguna parti, y pudía gastasi enos mesmos sitios que si gasta abora, peru con mas provechu. El ganáu que hai a monti es ya pocu. Supiendo que la ganairía está suvencionáu, si añidimos lo que se gasta en atender a los mesmos ganaéros que priendin el monti, el pocu ganáu que ya manejan está saliendo mui carísimu. Y cumu rutan tantu polas críticas y acusan a quinis se quejan de los incendios de vivir cómodu, mas valía pensionalos con un sueldu mijor, ponelis un pisucu cómodu ena capital, y acabar colos incendios llevando a los que queman el monti a una vida de lo cómodu y placenteru. Saldría muchu mas baratu que caltener un sistema ganaeru incendiariu a golpi de suvinción, y estar a un tiempu gastando dineralis en apagá-lo que queman.

Ardi Cantabria de banda a banda, llena de genti que diz amar a la sú tierra. Hai amoris que matan.

Calda
Comentarios