Viernes 19.10.2018

El discretu encantu de la ciudadanía

Nu eran tan universalis, los cosmupulitas. La lei se jezo mas a gustu entá del Capital, y de pasu, de la Pulicía. No eran tan ciudadanos, los ciudadanos.

mugu111018Niebla amugando al mugu pasiegu | edc

Criáu n'un ambienti cumunista, u eso dicían ellos, de chicu sulía uí-la palabra ciudadano ena espresión jecha "Movimiento Ciudadano". Daquella, aquello sinificaba l'alucha de los vicinos contra lo que juera. Y claru, qué otra cosa diba a ser que el Poder mesmu, u el Poder cumu criáu del capital encarnáu n'empresa. Aquella muvición de vicinos, juera la sú alucha del momentu la que juera, tinía al Capital, a la Pulicía y al Poder enfrenti.

Mi da la imprisión de que a cualisquier idea a la que li estiquemos la etiqueta "a la española" queda la probi islucía de too, y pienso en cosas cumu "Divirsión a la española", "Ética a la española", "Democracia a la española". Cumu tampocu es que pasi muchu ratu n'ello, puei que quedi bien pa otras ideas; piensa las tuyas, a veer qué tal.

De los dos sitios y a un tiempu salierin dellos presonajis con un mesmu discursu

Jaz unos años dio n'uísi polos medios el términu "ciudadano" con dellos derivaos: "(la) ciudadanía", "(concentración/conciencia/movilización) cívica". No eran muvicionis cumu aquellas de cuandu chicu, y cuandu una nuticia con tal términu surdía, siempri pruvinía de dos sitios con un cunflitu col Estáu entá no resueltu: Cataluña y Vasconia. De los dos sitios y a un tiempu salierin dellos presonajis con un mesmu discursu. N'esi discursu, "ciudadano" se amostraba cumu lo contrariu de "aldeano", y no tinía que veer cola ciudá ni cola aldea. Era un discursu pulíticu nel que lo representáu cumu ciudadanu era sinómimu de modernidá, ideas abiertas, pricupación por problemas rialis del ciudadano, el cosmupulitismu cumu ideal, upuestu a la idea identitaria; pol contrariu, lo representáu cumu aldeanu simbolizaba atrasu, cerrazón de ideas, y pricupación por enventar problemas falsos (la identidá) que ataparan los de verdá.

La clas de presonaji que jurricaba el campanu ciudadanu tinía dellas caratirísticas: dingunu era un clásicu fachuca u facista declaráu; pulíticamenti pudían ser dendi neutros jasta excumunistas, y tamién pudía haber artistas u enteletualis, la típica genti barbudu enos 70 prupingu pa tener problemas cola pulicía daquélla. Se ircían cumu un contestarariu rebecu de manual, jartu de que la democracia no juera lo prumitíu por culpa de los aldeanos. Peru n'estas concentracionis la Pulicía y el Poder no estaban enfrenti, diban aláu de los rebeldis, cumu otros rebeldis mas.

El diriturucu de la compañía de teatru pasó de ser cunsideráu pocu mas que un comedianti a ser dinu de dirigír un teatru ena capital del Reinu

Curiosu risulta que saliera too a un tiempu. El casu, que el español mediu, entrenáu a pricupase del balón, de los toros, del líu de la tonadillera col siñuritu, cambiaba de cadena (tilivisiva, oju) de fiju cuandu remanicía un artista moernu, y no digamos un filósofu. Peru eso, dendi que salió la ciudadaníaalaespañola, dejó de ser asina. Cuandu el artista que pintaba árbulis (no nel lienzu, que pintaba árbulis de culurinis) se gulvió artistaciudadanoalaespañola, empenzarin a llamalu pa que pintara en sitios nondi la genti malaspenas lu cunucía y se víia en vergüenza pa prununciá-l nombri en cundicionis. Lo mesmu acuntició col filósofu, que cunvirtíu en filósofociudadanoalaespañola dejó de causar risa u aburricimientu, y jueraparti vender libros a los aficionaos a la tonadilla, el estoque y el gol, lució la gracía que deseaba lucir ena pantalla, y bien agustu. El diriturucu de la compañía de teatru pasó de ser cunsideráu pocu mas que un comedianti a ser dinu de dirigír un teatru ena capital del Reinu. Ésitu social de la culturaalaespañola. Si allega a ser cultura a secas, España los biera tratáu de freaks.

Tamién los políticosciudadanosalaespañola tuvierin un ascensu, pulíticos escorbataos de camisa color de nievi. Cumu no eran facistucas, lo suyu era una cosa nueva: Patriotismo Constitucional.

Y la genti, que amaba al Estáu y al Capital, viía cumu era echáu de la sú casa

Y enestoncis allegó la crisis. Y aquella genti de cualisquier sitiu, que bía invirtíu los sús ajorros porque no se pudía dejar que la culumía enfriara, vió que se quedaba ensin ellos porque los que la bía llevau al puntu d'ebullición supierin congelala de súpitu. Y l'Estáu, que tantu sufría, rescató a la banca. Y la genti, que amaba al Estáu y al Capital, viía cumu era echáu de la sú casa. Ahí tienis un problema real, no identitariu. Peru ya no mas ciudadanía, pa ellos, no mas civismu, no mas concentración cívica, no mas pricupación. Pa ellos, ni filusufía, ni teatru, ni artis prásticas. Caúnu a lo suyu, y mas entá los desajuciaos.

El Patriotismo Constitucional: la Custitución se ulvidó de los artículos que pritindían garantizá-la vivienda, la sanidá u l'aducación universalis. Nu eran tan universalis, los cosmupulitas. La lei se jezo mas a gustu entá del Capital, y de pasu, de la Pulicía. No eran tan ciudadanos, los ciudadanos.

Eran bastanti identitarios, los amigos de pricupase polos problemas rialis de la genti cumún

La palabra que empenzarin a dicir tul tiempu jue España, España, España. Y lo que amostraban tul tiempu era la bandera, la bandera, la bandera. Eran bastanti identitarios, los amigos de pricupase polos problemas rialis de la genti cumún. Y los problemas rialis de la genti cumún empenzarin a ser los estibaoris, los manteros, los negros de la patera (no los del Ejido), los okupas, los blasfemos. Y ahí andan deseando aunise n'una guerra legal-judicial-pulicial-callejera contra cualisquier inimigu suficientementi débil.

El discretu encantu de la ciudadanía.

El discretu encantu de la ciudadanía
Comentarios