lunes 3/8/20

Participación y estras

Que se conoz que un paséu románticu del Pedrón a Riañu, viendo las escolleras, los puentis d'autuvía y la fabricona entriquidenti, mientis unu se ajuega con vajos de azufri es pa comparáu a una travisía pol Sena parisinu o polos canalis de Amsterdam.

mugu090120Albiar apedreáu d'iscarlatas | edc

Ucurri que cuandu unu va a comprar un cochi, la empresa –al treviés del vendeor de concesionariu– li ofrez presonalizalu, es dicir, li primiti que li ponga dos, tres, cuatru detallucos al sú gustu. Es una gracia que lu jaz a unu sintise importanti por belu cunsideráu d'esa manera la empresa.

Asina, masque la máquina está pensaa y diseñaa por otros, el procesu del diseñu obedez a una estrategia empresarial de mercáu; la ganancia está n'ofrecer un prudutu que pruduza reitu abondu y que a un tiempu li dé al compraor la sensación de que ési es el sú cochi, cumu si mesmu lu biera jechu él. La publicidá acabará de enjotali esa idea, y l'últimu detalli está en que el juturu amu dicida el color de la carrucíría, los tapacubos, y la tela de los asientos.

Se conoz que lo que iba a salir d'aquella riunión eran los estras

A mí mi ucurrió que mi aconsejarin dir al ahuntamientu pa dar ideas, n'un procesu participativu ena redaición d'un proyeutu verdi pa un cuncursu européu de ciudais ecológicas; el premiu era el dineru'l proyeutu. Allí me apresenté, junta un loti de genti de caa casa. Apresentáu un pocu por cima, dierin turnu a la genti pa jacer priguntas. Unu priguntó si habría dineru pa los emprendedores; pudía ser, sí. Otru priguntó si lo habría pa otra cosa que no me vien a la memoria, peru igual de verdi que los emprendedores; sí, tamién pudía habelo. Asina unos cuantos mas. Idea verdi, pocu. El cargu que lu apresentaba enclaró que la redaición de tal proyeutu, pa entainá-l tiempu, si la bían encargáu a una empresa madrileña, asina que ya tampocu se pudía pidir una cantidá grandona de dineru pa las ideas que se trajeran. Se conoz que lo que iba a salir d'aquella riunión eran los estras. Lií el documentu que l'ahuntamientu bía iscritu cumu guía pa los que estábamos allí. Sigún lo diba liendo, se diba esmuciando la idea de lo verdi. N'un momentu, salió un hombri aseñalando que Torlavega tinía una riqueza natural a la que no jacía casu: el ríu. Quisi alendar, escansáu, viendo que angunu de los presentis se fijaba por fín eno verdi. El casu, que la manera que prupunía l'hombri de poner en valor el ríu era meter barcazas turísticas. Que se conoz que un paséu románticu del Pedrón a Riañu, viendo las escolleras, los puentis d'autuvía y la fabricona entriquidenti, mientis unu se ajuega con vajos de azufri es pa comparáu a una travisía pol Sena parisinu o polos canalis de Amsterdam. Ésti es el livel de Cantabria, siglu XXI. A la final prigunté, vistu lo vistu, si n'aquel proyeutu verdi pensáu pa sacar fondos europeo, había por angún sitiu espaciu pa proponer anguna midía verdi, tuviendo en cuenta que Torlavega ya tien pocu que jacer pa ser menos verdi de lo que es, y muchu pa intentar ser un pocu llevaderu. La rispuesta jue "Bueno, a ver, esto no es un proyecto LIFE". Asina que mijor no dí dinguna idea que acabara vistiendo de verdi semejanti canecu.

El famosu PROT que nunca allega es otru casu amejáu a esti de participación ciudadana. Estaba pensaa la máquina y estaba pensáu el negociu, y el proceso de participación ciudadana era que los pulíticos, jaciendo el rol de generosos vendeoris de concesionariu, cuncidieran la gracia de dicidí-losestras pa que el clienti, el pueblu de Cantabria, comprara cunvincíu de que aquello era el sú PROT.

A la final, hai que aprivinise del procesu participativu tantu cumu del procesu no participativu. L'iti está en dicidir qué máquina queremos, pa qué la queremos, y que viaji queremos jacer con ella, amás del color de la chapa u de los asientos. Participar pa pensá-la máquina entera, no los estras.

Se llama democracia, pero se lis jaz demasiaa democracia pa los sús interesis.

Comentarios