lunes 21.10.2019

Si juera...

Los montis juerin a caa güelta menos Cantabria y mas Tasmania. Los praos, a caa güelta menos Cantabria y mas La Pampa. Los pueblos, a caa güelta menos cántabros y más alicantinos, peru lluviendo.

mugu031019Mugu ena Marina | edc

Ya pirdíu n'otru mundu trespintáu y enreosu de pensamientos, cumu ausenti, camentando lo pocu que queda d'andar nel últimu trechu de la vida, si juera el abora presidenti del Gubiirnucu, que no es el casu, qué pensaría? Qué pensaría de la mí vida, de la güelga que dejaré mas luegu que tardi del mí pasu por esti truzucu de mundu?

Dimpués de dicir a voz en cuellu –y creelo– que consagré la mí vida pulítica al sirviciu de Cantabria, lo honráu siría deicar un ratu a amirar la tierra que cunucí y la que dejo. Cúmu pasó el tiempu por ella, y n'ondi se nota la labor propiu.

Si unu naz a principiu de los años cuarenta del siglu pasáu n'un valli nel corazón de la montaña y de La Montaña, tendrá  una estampa clara del mundu internu del país, mesmu en  geografía físicu que en la geografía del sintimientu cultural. Vistu dendi esta seición, la niñez en tal sitiu y época biera estáu astraa de mugu, acabi unu de presidenti u quedi de serrón u tudanqueru. Esa idea de lo que es la tierra d'unu que entra primeru nel corazón y aluegu la cabeza arma cumu vaniza de pensamientu.

Tuvo de trescurrir esa niñez entri camberas, jastialis, tarmaos, murugas, lumbíos, iscurrise del pernal al canalizu, pisá-l tascón y ascuchá-l són de la serda aspru contra la cuerda de tripa ensembli col retornéu de la tonaa sellencu. Biera vistu un mundu bien concretu  pa lu acomparar cuandu cuadrara.

Una vida al sirviciu de la tierra sirvi pa amijorá-lo que juera penosu, y tamién pa caltené-lo que mereza la pena y esté nel jimin de lo que la vida li dió a entender a unu y a los suyos que guardaba drentu l'ispíritu del país.

Buscaba la manera de desajogase viviendo cumu cunucía, y asuntar de las cosas de siempri cola palabra de siempri

El tiempu pasó cumu rastru jolasteru y señorón pol tarrentoriu, y jorrastró a los naturalis diquiá-llá, que marcharin de las casas de piedra asolejáu a buchinchis cumu dujos de cementu, marcaos cumu ganáu muñiguizu n'un paisaji aspru de ariesta groseru por una genti que si n'un momentu tuvo de comparciá-la mesma vida, bien luegu mudó la custumbri, ubligándose y ubligando a lo demás si no a empingorotase –no había pa tantu–, a renegar de lo que traía cumu vivencia primera, escastando pola raiz. De la genti aquello, muchu de lo que abajó a tierra esfaltizu, apercolláu pola corbata'l rol d'aselariáu urbanu, buscaba la manera de curiali el ganáu a cualisquiera u tener una tirruca que plantar pa no dir de casa al trebaju, del trebaju al bar, y del bar a casa. Buscaba la manera de desajogase viviendo cumu cunucía, y asuntar de las cosas de siempri cola palabra de siempri.

El decoráu pa escastar a los que vinían con demasiáu país al hombral estaba prupingu pa ello; la estampa'l buchinchi acanzaba a lo no esfaltáu: las casas avejentaas a puntu d'arrumbase subrivivían u subrimurían entri urbanizacionis-fortaleza, desguacis, fincucias de vacas n'ondi en tal de verdi el suelu criaba cavonis y prásticu, casaretonis, arrabalis astraos de plumeros que cunvirtían n'arrabal los sitios ondi prindía la grana.

La salía de cualisquier carrera pa los hijos de la tierra era una salía con maleta

Las fábricas juerin indo a menos y las cundicionis del trebaju se juerin esmuciando. Tamién las tiendas juerin acabándosi y el géneru era pior. El comerciu pasó a ser mas grandonu y mas ajenu. La salía de cualisquier carrera pa los hijos de la tierra era una salía con maleta. La idea de progresu se jezo cola tierra y cola genti. Los concejos y juntas, y con ellos los vicinos, juerin pirdiendo juerza y poder de dicisión. Los montis juerin a caa güelta menos Cantabria y mas Tasmania. Los praos juerin a caa güelta menos Cantabria y mas La Pampa. Los pueblos juerin a caa güelta menos cántabros y más alicantinos, peru lluviendo. La genti cantaba a caa güelta menos tonaa y mas flamencu. Uías hablar a la genti del pueblu y era a caa güelta menos Cantabria y mas cualisquier barrión madrileñu. Las empresonas cubiciaban el terrenu del cumún pa los sús negocios eólicos y a los pulíticos lis faltaba tiempu pa regalásilu, colos encargaos de vigilar que no biera fraudis de lei amirándosi la manicura.

Asina que creo que si yo biera síu nacíu n'un pueblu de los años cuarenta del siglu pasáu, a más de mil metros d'altura nel corazón de la curdillera ena Montaña, dijera que llevo a Cantabria nel corazón, y biera tuvíu los medios pa conservala y amijorá-las cundicionis de vida de la muéstra genti, y viera que too bía sucidíu cumu por inercia, cumu si no biera hubíu naidi llevando las riendas, y la tierra que mi crió biera quedáu drentu'l mapa de los no-lugaris del mundu, probi cunsuelu siría pa mí quedar nel recuerdu de la genti cumu un presonaji tilivisivu simpáticu pa unos millonis de televidentis n'un espaciu curtu de tiempu. Eso, si juera otru en concretu, que no es el casu, peru caúnu tien la sú vida, la sú idea de las cosas y las sús prioridais.

Si juera...
Comentarios