Domingo 26.05.2019
TRIBUNALES

El acusado de abusar de su pareja niega haber tenido relaciones con ella sin su consentimiento o dormida

Audiencia Provincial de Cantabria
Audiencia Provincial de Cantabria

El acusado de abusar sexualmente de su pareja en repetidas ocasiones entre 2013 y 2016 ha negado este miércoles los hechos en el juicio contra él, en el que ha asegurado que "nunca jamás" mantuvo relaciones sin el consentimiento de la víctima ni la penetró tampoco estando dormida. Así, fueron "siempre con consentimiento", según ha reafirmado en la vista, celebrada en la Sección Tercera de la Audiencia Provincial de Cantabria, y a preguntas de su abogado, ya que ha declinado contestar a las de la fiscal y la acusación particular, en tanto que la mujer ha declarado a puerta cerrada.

Según el escrito del Ministerio Pública, en una ocasión la mujer se despertó desnuda y con restos de semen, sin que hubiera consentido la relación, y en otra, tras haber ingerido alcohol, se percató de que él la estaba penetrando. En la sesión, el hombre -que se enfrenta a nueve años de cárcel solicitados por la Fiscalía por un delito continuado de abuso sexual con penetración, con la agravante de parentesco- ha aludido a los mensajes que escribió a su pareja pidiéndole perdón por los supuestos abusos y ha explicado que se deben a que ella le había echado de casa y él estaba "enamorado". En este sentido, ha confesado que hubiera dicho "cualquier cosa por volver" con ella, a pesar de que, como ha admitido, era una relación "tóxica", que se inició en 2009, cuando él tenía 23 años y ella 31, y se terminó en 2017, tiempo en el que ella fue la parte "dominante".

Ha agregado en relación con lo anterior que le mandaba textos disculpándose para "evitar conflictos" e "insultos" de ella, que se habían convertido en "costumbre" desde que él perdió su empleo, cuando empezó a decirle que ere un "inútil" y que no valía para "nada". Y tras insistir en que no la penetró estando dormida o sin su consentimiento ni la introdujo en esas circunstancias un dedo en la vagina, ha aclarado que cuando su pareja decía que la había "violado" él lo interpretó como que ella no se acordaba por la mañana de lo que había hecho por la noche.

En el juicio, en el que también han comparecido testigos (amigos de ambos) y que continuará el jueves con el resto de la prueba testifical, la pericial y las conclusiones, el acusado ha asegurado que en los años en los que supuestamente sucedieron los hechos denunciados mantuvo relaciones con su pareja con normalidad, "a iniciativa mía y a iniciativa de ella", ha apostillado. Ha detallado que la primera vez que ella le dijo algo fue en agosto de 2015 después de una boda, al despertarse por la mañana y manifestar que no se acordaba de nada de la noche anterior, en la que los dos habían bebido, y a raíz de lo cual le comentó que esto mismo le había sucedido en ocasiones anteriores a pesar de que no le había dicho nada.

Esto generó en él una situación "horrible", de "bastante incertidumbre", toda vez que no sabía si su pareja se iba a acordar al día siguiente de lo que hicieran por la noche. A preguntas de su letrado se ha referido a un hecho concreto que tuvo lugar mientras ambos veían la tele en el sofá y se quedaron adormilados. Entonces, él quiso llevarla a la cama e inició un "juego sexual", para despertarla con "besos" y "caricias", algo que había sucedido con anterioridad y que era "habitual" entre ambos, pues lo hacía "tanto ella a mí como yo a ella".

En cualquier caso, ha negado haberle introducido un dedo en la vagina -como asegura ella- y ha aseverado que cuando él quería mantener relaciones con su pareja y ésta no, entonces "no pasaba nada", como sucedía a la inversa. Y también era normal, según ha expresado, que mantuvieran relaciones habiendo bebido alcohol previamente, ocasiones en las que ella "se ponía más cariñosa".

Además, ha señalado que la mujer -que tenía dos niños de sendas parejas anteriores- le comentó que habían "abusado" de ella y que había sido "maltratada", por su madre cuando era pequeña y por los padres de sus hijos, especialmente del mayor. Y le aseguró que una vez un hombre intentó violarla en el portal de su casa. De la denuncia de la mujer el acusado ha indicado que la presentó "poco" después de que ella quisiera romper la relación y él se fue de casa. Se marchó a Madrid y su pareja llamó al trabajo para contar que él tenía una orden de alejamiento de ella, mensaje que también difundió entre familiares.

TESTIGOS

En el juicio han declarado tres testigos, amigos de la pareja, dos de los cuales -que entonces eran matrimonio- se encontraron un día con la víctima en un bar y al preguntarle por el acusado les contó que habían roto pues en ocasiones se había dado cuenta al despertarse de que él había mantenido relaciones sexuales con ella y que había semen en su cuerpo.

Y a otra amiga le comentó que a veces él se había querido aprovechar de ella mientras dormía y se mostraba "afligida" o "preocupada". Los tres han coincidido que la pareja consumía alcohol con normalidad y sobre ellos han apuntado que ella tenía "más carácter" que él.

Comentarios