jueves 02.04.2020
INDUSTRIA

Emerita Resources, la empresa que paralizó el concurso minero de Aznalcóllar abandona ahora el proyecto minero del Besaya en Cantabria

Lejos de las millonarias inversiones a las que se comprometió en el concurso para la reapertura de la mina de zinc, deja deudas que han tenido que asumir las otras dos empresas que conformaban la sociedad Cantábrica de Zinc
El presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, junto al consejero de Innovación, Industria, Turismo y Comercio, Francisco Martín, asiste al inicio de las prospecciones mineras en la comarca del Besaya
El presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, junto al consejero de Innovación, Industria, Turismo y Comercio, Francisco Martín, asiste al inicio de las prospecciones mineras en la comarca del Besaya

Cantabria ha sido la última damnificada de los engaños de Emerita Resources, ganadora del concurso promovido por el Gobierno de Cantabria para la reapertura de la mina de zinc de Reocín. A punto de expirar el plazo para llevar a cabo el proyecto de investigación al que se comprometió dentro del proyecto, la realidad se ha impuesto y ha evidenciado que la empresa no sólo estafó las expectativas de una comarca necesitada del empleo que prometían, sino que también ha dejado cuantiosas deudas, tanto a las empresas con las que formó el consorcio empresarial Cantábrica de Zinc como a sus proveedores. De hecho, de 60.000 m2 en los que se comprometieron a llevar a cabo los trabajos de investigación, apenas han investigado 5.000 y, de 17 millones para la fase de investigación, apenas se ha invertido un millón que ha corrido a costa de los socios locales.

La empresa no sólo estafó las expectativas de una comarca necesitada del empleo, también ha dejado cuantiosas deudas

Frente a las cifras aportadas en el concurso minero, y como se muestra en sus comunicaciones a la Bolsa de Toronto a través de la plataforma Sedar, lo cierto es que Emerita tuvo que firmar a finales de 2018 un préstamo de 166.000 euros a un interés del 18% para poder salir del paso. Posteriormente, en febrero de 2019, anunciaron una ampliación de capital en colocación privada que ascendía a los dos millones de dólares canadienses basado en "best effords", es decir, un acuerdo de servicio para hacer el mayor esfuerzo posible para cumplir con los requisitos del contrato, sin prometer un resultado específico y del que, en caso de poder lograr un millón de dólares, tan sólo 666.000 estarían dedicados al proyecto de Reocín, muy alejado, pues, de los 17 millones a los que se comprometieron con el Gobierno de Cantabria. Si bien es casi inexistente la actividad minera de la empresa en España, sí conocemos más proyectos fallidos o que han acabado en sede judicial.

En 2014 Emerita solicitó el Permiso de Investigación Minera "Marina", de cobre, oro y plata en el Principado de Asturias. Efectivamente, el Gobierno del Principado le otorgó este permiso, pero tuvo que renunciar al mismo por no poder ni hacer frente a la fianza de 12.800 euros que establece la Ley de Minas; y eso pese a la flexibilidad y las prórrogas del Principado. En julio de 2015, no habiéndose constituido la fianza por parte de la canadiense, la Administración Minera Asturiana extingue sus derechos mineros.

En la documentación con la que concurrió a la obtención de los permisos de exploración en Cantabria, EMERITA RESOURCES reconoce que estaba incursa en causa de disolución entre los años 2013 y 2015, situación que explicaría el por qué no fueron capaces de asumir la fianza del para el proyecto de Investigación Minera "Marina".

Parece llamativo en ambos casos que, si no tenía viabilidad económica para poder afrontar los permisos de investigación y, además no contó con el respaldo de su socia Forbes&Manhattan para poder dar la liquidez necesaria para llevar a cabo los proyectos de investigación, fueran ciertas las promesas de poder invertir más millones en la puesta en marcha de la mina de Reocín

Ya en el sur, en 2013 la Junta de Andalucía decidía promover la reapertura de la antigua mina de Aznalcóllar. El auge de la minería metálica y el aumento de la demanda provocaron un aumento de precios del material, una oportunidad para la Junta de Andalucía de desarrollar nuevos proyectos mineros que generaran riqueza y empleo. Así, en enero de 2014 se convoca un concurso  público para la adjudicación de las actividades extractivas de explotación de los recursos existentes en la reserva minera de Aznalcóllar. Las dos empresas que llegaron a la fase final de este concurso fueron Emerita Resources y Minorbis, siendo esta última la adjudicataria final del concurso.

mina_de_AználcollarLa mina de Aznalcóllar

Se repite el patrón de funcionamiento; se mantiene el estado de insolvencia de Emerita Resources y, según figura en los documentos de Sedar, la participación del Fondo de Inversiones Forbes&Manhattan en su capital nunca fue mayor del 13% tal y como aparece en su propia documentación, depositada en la Bolsa de Toronto. Sus cifras de inversión son ilusorias y cambiantes, En julio de 2014 anunciaron que invertirían entre 230 y 260 millones de euros y crearían 500 puestos de trabajo. Un año después, enfrascados en una loca carrera especulativa, habían rectificado artificialmente esas cifras para que la opinión pública creyera que su inversión era de 642 millones de euros y los puestos de trabajo a crear 900. Sin ninguna clase de pudor.

Emerita acude a la justicia denunciando falta de transparencia en el concurso internacional y acusando a distintos cargos de la Junta de Andalucía, así como a los técnicos que valoraron las propuestas presentadas, de "amañar" el concurso el favor de la ganadora. Ya son varias las veces que la justicia ha dado la razón a la Junta de Andalucía respecto a la limpieza del concurso. Actualmente, sigue abierto el proceso penal al reabrir la jueza Mercedes Alaya el procedimiento por tercera vez.

Mismas empresas, mismos actores. En todos y cada uno de los casos Joaquín Merino, CEO de Emerita Resources y el encargado de vender las capacidades mineras de su empresa, que aún están por demostrar y Ramón Escudero, el abogado de Emerita Resources, que es consejero de Cantábrica de Zinc a propuesta de Emérita, y que ya ha sido condenado por "intromisión ilegítima en el honor" del secretario General de Innovación de la Junta de Andalucía por manifestar en un programa de televisión de una cadena de extrema derecha que éste había sido detenido por la UDEF dentro del procedimiento abierto por la empresa a la que representaba Escudero.

Lo cierto es que, tanto Aznalcóllar como la comarca del Besaya son las grandes damnificadas por las actuaciones de la empresa canadiense ya que, en ambos casos, se ha demostrado que del dicho al hecho había un trecho tan grande que, a día de hoy, parece insalvable.

Comentarios