miércoles 5/8/20
TRANSPORTES

El exdelegado del Gobierno y el presidente del Puerto comparecerán este miércoles para aclarar las razones de la pérdida del ferry

Barco de Brittany Ferries en el Puerto de Santander
Barco de Brittany Ferries en el Puerto de Santander

El exdelegado del Gobierno Eduardo Echevarría (PSOE) y el presidente de la Autoridad Portuaria de Santander (APS), Jaime González, comparecerán el próximo miércoles, 11 de marzo, en comisión parlamentaria, para hablar de las razones que han provocado la pérdida de la línea de ferry entre la capital cántabra y Cork (Irlanda), que dejó de operar a finales de febrero. Comparecerán, a petición del PP, ante la Comisión de Innovación, Industria, Transporte y Comercio del Parlamento regional, en una sesión que arrancará a las 10:00 horas.

Se tratarán las razones que han provocado la pérdida de la línea de ferry

También, a petición de la oposición, ha comparecido recientemente, pero en el Pleno del Parlamento, para hablar de este asunto el consejero de Innovación, Industria, Transporte y Comercio, Franscico Martín. El PP consideraba que los tres -Martín, Echevarría y González- tienen responsabilidad en la pérdida de la línea marítima entre Santander y Cork, un hecho que los 'populares' consideran "un mazazo", y pedía "dimisones".

Las comparencias del exdelegado del Gobierno y del presidente del Puerto se celebrarán mes y medio después de que la compañía Brittany Ferries anunciara el pasado 29 de enero la supresión de esta línea, puesta en marcha en mayo de 2018, a finales de febrero. Tras conocer la noticia, tanto el consejero de Industria como el presidente de la APS aludieron como principal razón de la decisión de Brittany Ferries los problemas de seguridad del Puerto de Santander con la entrada de polizones y reclamaron a la Delegación del Gobierno, entonces dirigida por Eduardo Echevarría -relevado posteriormente- un refuerzo de la seguridad con más presencia de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado.

En un primer momento, sobre esa cuestión, la compañía se limitó a señalar que trasladaría la línea con Irlada al Puerto de Bilbao por las importantes inversiones que éste había llevado a cabo para convertirse en un puerto más seguro. Además, la naviera aludía a otras cuestiones para justificar su decisión, como la necesidad que sus clientes de transporte de mercancías necesitaban mejores conexiones por carretera y reducir los tiempos en sus trayectos.

Después de las reiteradas alusiones de Martín y González a los problemas de seguridad del Puerto y de reclamación de más policías y guardias civiles, el 1 de febrero el entonces delegado del Gobierno, afirmó en un comunicado que la Autoridad Portuaria de Santander es la "gestora responsable" de la seguridad del recinto del puerto e instó al presidente, Jaime González, a "dar un paso a un lado" si se sentía "incapaz de hacerlo". Además, consideró "una imprudencia apelar constantemente a la falta de seguridad" y más -ha dicho- "en el caso de responsables políticos, que deben tener más mesura en sus declaraciones".

Echevarría instó al consejero y al presidente del Puerto a "dejar de buscar culpables" y "arrimar el hombro" y atribuyó a cuestiones comerciales la decisión de Brittany Ferries. Estas declaraciones del todavía Echevarría -días después se anunció que sería relevado por Ainoa Quiñones- fueron criticadas por el consejero y el presidente del Puerto, que insistieron en que la seguridad era responsabilidad de la Delegación y mantuvieron que el problema de los polizones había sido la principal causa de la pérdida de la compañía. 

Posteriormente, ese cruce de declaraciones entre el delegado del Gobierno, por una parte, y el consejero y el presidente del Puerto por otra, se rebajó con una reunión y días después la Delegación anunció el refuerzo de la seguridad del Puerto con 30 agentes. Además, el pasado 24 de febrero, Martín anunció en el Pleno otras medidas de seguridad, como la creación por parte del Puerto, dentro de sus instalaciones, de un recinto específico -y cerrado por un muro de hormigón de 4 metros de altura- para proteger los remolques no vigilados y evitar que a ellos accedan polizones, el "muro de la vergüenza".

Comentarios