martes 12.11.2019
POLÍTICA

Ordóñez representará a Podemos como parlamentaria no adscrita y Blanco y Bolado, que ya no representan al partido, pasarán al grupo mixto

Alberto Bolado, Verónica Ordóñez y José Ramón Blanco, en una imagen de archivo
Alberto Bolado, Verónica Ordóñez y José Ramón Blanco, en una imagen de archivo

La parlamentaria autonómica Verónica Ordóñez dejará el grupo parlamentario de Podemos pero seguirá representando a este partido como parlamentaria no adscrita mientras que sus hasta ahora compañeros de escaño, José Ramón Blanco y Alberto Bolado, pasarán al grupo mixto. Estos cambios derivan de la petición de Ordóñez de abandonar el grupo al que pertenecía desde el inicio de la legislatura, petición hecha a la gestora designada por la Dirección estatal hace una semana para dirigir a los morados cántabros, que ha aceptado hoy martes la solicitud de la parlamentaria. Así, Ordóñez seguirá representando en el Parlamento a la formación que lidera Pablo Iglesias, pero como parlamentaria no adscrita. Su marcha del grupo hace que éste quede integrado por dos miembros, uno menos de los necesarios para constituirse como tal. En consecuencia, esos dos integrantes pasarán a priori, según establece el Reglamento del Legislativo, al grupo mixto, del que forma parte el portavoz de Cs, Rubén Gómez, y Juan Ramón Carrancio, que dejó la formación naranja pero siguió en el grupo como independiente.

De esta manera, Ordóñez continuará vinculada a Podemos, según indica el partido en un comunicado en el que destaca que quien fuera portavoz del grupo morado —hasta hace dos semanas, cuando Bolado la relevó en el cargo con el apoyo de Blanco— "ha expresado de manera reiterada su deseo de permanencia en la organización y su voluntad de seguir defendiendo políticas de progreso en beneficio de la ciudadanía". Por el contrario, la gestora que ahora dirige Podemos Cantabria lamenta la posición de Blanco y Bolado, que "a pesar de no reconocer las decisiones de los órganos de dirección de Podemos, pretenden mantener su acta parlamentaria y actuar al margen de la organización". Aunque según el Reglamento un diputado en la situación de Ordóñez pasaría a ser no adscrito, la Mesa del Parlamento se reunirá la próxima semana, previsiblemente entre el lunes y el miércoles, para estudiar y regular el nuevo escenario. En ese encuentro, el órgano de gobierno de la Cámara se dará por enterado, en primer lugar, del cambio de portavoz en Podemos, con la sustitución de Bolado por Ordóñez, y abordará después el papel de la parlamentaria al abandonar el grupo, que en principio dejará de existir y sus miembros irán al mixto, en tanto que ella pasará a ser no adscrita. Y a partir de ahí se verá la pertenencia de Bolado a la Mesa —ahora es secretario primero— al cambiar de grupo, de Podemos al mixto. A este respecto, fuentes parlamentarias han explicado a Europa Press que Carrancio siguió siendo secretario segundo de la Mesa cuando dejó Cs porque aunque se marchó de su partido, no cambió de grupo, pues pertenecía al mixto desde el principio de la legislatura, al haber obtenido los naranjas solo dos escaños en Cantabria.

En cuanto al trabajo parlamentario en sí, Ordóñez, como no adscrita, solo podrá formular preguntas e interpelaciones, y únicamente podrá pertenecer a una comisión, aunque podrá participar —con voz pero sin voto— en todas las que desee. En la actualidad preside la de Universidades, extremo que dejará de hacer, y aunque podrá elegir a qué comisión quiere pertenecer —con voto—, serán la Mesa y la Junta de Portavoces las que tengan la última palabra, tal y como establece el Reglamento de la Cámara.

Comentarios