Viernes 14.12.2018
ENTREVISTA

“Entre Vox, Ciudadanos y el PP no hay, de hecho, ninguna diferencia”

Exalcalde de Santander, expresidente de Cantabria y protagonista y testigo directo del desarrollo de la primera mitad del régimen del 78, Juan Hormaechea recibe a eldiariocantabria en su despacho de Santander.

“Felipe González salvó a España de una crisis brutal derechizando al PSOE” | “Fraga le juró a Suárez: No pararé hasta destruirte” | “Decir en un remitido Revilla, siervo del PSOE… pues siervo del PSOE era y es” | “El problema de Trump es que si sigue admitiendo inmigrantes, la raíz anglosajona de Estados Unidos desaparecería”

Juan Hormaechea, durante la entrevista en su despacho | edc
Juan Hormaechea, durante la entrevista en su despacho | edc

En 1973 es designado concejal del Ayuntamiento de Santander por el tercio familiar, en 1976 primer teniente de alcalde, y el año siguiente, ya tras las generales de junio de 1977, alcalde. En 1979 gana las municipales encabezando, como independiente, la lista de la UCD y sigue como alcalde porque los concejales del PRC de Miguel Ángel Revilla no respetan el pacto que han alcanzado con PSOE, PCE y PTE-ORT de votar al número uno de la lista más votada de las cuatro y sus concejales se votan a sí mismos en vez de al cabeza de lista del PSOE. En 1983 vuelve a ganar las municipales, esta vez ya con mayoría absoluta, encabezando, también como independiente, la lista de Coalición Popular, integrada por AP (Alianza Popular), PDP y UL. Y sigue como alcalde de Santander hasta que se convierte en presidente de Cantabria al ganar las autonómicas de 1987 encabezando, también como independiente, la lista de AP, que en 1989 será refundada como PP (Partido Popular). Tras enfrentarse a los principales dirigentes del PP –sobre todo a Manuel Fraga e Isabel Tocino, pero también a José María Aznar–, ser denunciado ante el TSJC (Tribunal Superior de Justicia de Cantabria) por presuntos delitos de prevaricación y malversación y perder una moción de censura tras la que no es sustituido como presidente autonómico porque PP y PSOE no logran pactar un candidato alternativo para hacerlo, funda su propio partido, la UPCA (Unión para el Progreso de Cantabria), cuya lista encabeza en las autonómicas de 1991 y vuelve a ser elegido presidente con sus votos y los del PP. Después vendrían los juicios, las sentencias, los indultos, las anulaciones de las sentencias, las repeticiones de los juicios, otra vez los indultos, el cumplimiento de la pena de inhabilitación… y el anuncio de que no descarta presentarse a las autonómicas del próximo 26 de mayo encabezando la lista de su latente UPCA. Poco después de la irrupción de Vox en el Parlamento de Andalucía y poco antes del 40º aniversario de la Constitución de 1978, Juan Hormaechea (Santander, 1939), protagonista y testigo directo del desarrollo de la primera mitad del régimen del 78, recibe a eldiariocantabria en su despacho de Santander, donde no cabe un solo papel más. Y lo hace con ganas de hablar.

Hasta que funda la UPCA, usted encabeza listas electorales primero de la UCD y después de AP, pero siempre como independiente. ¿Por qué?

Es difícil de explicar, pero digamos que toda esa confusión de organizaciones que se plantearon como…

Asociaciones políticas.

Exactamente. Pues no elegí ninguna y preferí seguir como independiente. Y en el Ayuntamiento prácticamente desde la muerte de Franco en el 75 actué como alcalde aunque fuera teniente de alcalde, porque el alcalde de entonces, que era Alfonso Fuente, se retiró. Oficialmente se retiró en el 77, pero en el 76 ya no actuaba.

¿Cuáles son los motivos de su enfrentamiento con Alianza Popular?

El enfrentamiento se produce con Fraga porque se planteó el tema de la OTAN… Leopoldo-Calvo Sotelo, que fue presidente del Gobierno unos meses, cometió el absurdo inconcebible de meter a España en la OTAN en contra de la voluntad de la mayoría de los españoles, por sorpresa y como quien dice a trancas y barrancas. Cuando la OTAN no necesitaba a España para nada ni España necesitaba a la OTAN para nada tampoco. Pero nos metió.

Hay quien sostiene que [Adolfo] Suárez fue sustituido por Calvo-Sotelo por orden de la Administración estadounidense y precisamente para que tomara esa decisión que Suárez no quería tomar…

Pudiera ser. Yo ya esas interioridades de Madrid no las sé, pero Calvo-Sotelo metió a España en la OTAN, con lo cual hundió a UCD; entonces Felipe González, que había desarrollado un lema que era muy bonito y muy convincente, que era OTAN, de entrada no

Sí, su autor es Alfonso Guerra. Fue un lema muy inteligente para después poder cambiar de…

El lema OTAN, de entrada no era una abstracción, pero muy inteligente

Exactamente. El lema OTAN, de entrada no era una abstracción, pero muy inteligente. Y respondía a la conciencia de los españoles, porque en aquellos momentos España todo lo que oliera a guerra no lo quería, porque había padecido mucho la Guerra Civil, la Guerra de África, las Guerras Carlistas y la Guerra de Independencia, es decir que hay aspectos que un pueblo, aunque pasen cien años, conserva. O sea que España era un país enormemente pacifista. El pueblo español era reacio a la guerra, y la OTAN implicaba la guerra. Por otra parte el pueblo español en relación a Rusia, o en relación al comunismo, tenía una actitud beligerante pero no bélica, y por eso el lema del PSOE OTAN, de entrada no era genial, y Calvo-Sotelo cometió el error, impulsado por no sé quién, de destruir UCD y destruir el centro político español entrando en la OTAN. Y entonces Felipe González, consecuente después de su triunfo absoluto, porque Felipe González tuvo un poder omnímodo con 217 diputados…

Creo recordar que fueron 202, pero en cualquier caso…

Un poder absoluto. Además, Felipe González tenía un talante moderado y personalmente agradable y la gente lo quería, por lo que podía haber dicho “seguimos en la OTAN”, pero tuvo la honradez de decir “yo dije que OTAN, de entrada no, y ahora convoco un referéndum”.

Un referéndum que había prometido, pero en ese referéndum pidió el sí a la OTAN…

Felipe González ganó el referéndum de la OTAN en parte gracias a mí

Pidió el sí porque sabía que salir de la OTAN después de entrar era problemático en cuanto que nos podía impedir ayudas comerciales o de créditos con el mundo libre por así decir, por tanto pedía el sí, que era la permanencia en la OTAN. Él decía “entraron otros, pero yo no quiero salir”. Y Fraga criminalmente, criminal y alevosamente, pidió a la derecha la abstención, con lo cual si la derecha se abstenía, Felipe González iba a perder el referéndum, porque su capacidad de presión sobre la izquierda en cuanto a la OTAN era relativa: él podía conseguir un tanto por ciento de votos de izquierda o socialistas moderados, pero no podía conseguir que la izquierda dijera “sí a la OTAN”. Entonces yo salí a la televisión a decir “yo estoy a favor de permanecer en la OTAN” y dije “y sí a los Estados Unidos también”. Me sacaban en todos los telediarios –mañana, tarde y noche– y Felipe González ganó el referéndum en parte gracias a mí. Y con esto no soy soberbio ni pretencioso. En parte gracias a mí, porque yo entonces tenía mucha influencia en la derecha española. Había tenido un gran éxito en la ciudad de Santander, la ciudad de Santander era muy conocida y yo me hice muy conocido en España. Y he de decir que él me lo agradeció cuando consideraron mi condena [en 1994 el TSJC condenó a Hormaechea a seis años y un día de prisión y siete años de inhabilitación por un delito de malversación –por desviar casi 3 millones de las antiguas pesetas para emitir en prensa y radio anuncios en los que descalificaba a sus rivales políticos– y a otros siete años de inhabilitación por un delito de prevaricación, la condena más dura impuesta a un político en activo en España hasta entonces] absolutamente inicua, porque eso me lo dijo a mí el que entonces era ministro de Justicia, el que luego fue alcalde de Zaragoza, que ahora no recuerdo su nombre…

[Juan Alberto] Belloch.

Belloch. Me dijo “nunca ha habido una sentencia como ésta, y te vamos a indultar a todo correr”. La sentencia se había consagrado en julio por el Supremo, por [Cándido] Conde Pumpido, que era amigo de Revilla. Y en octubre me indultaron.

¿Entonces usted cree que lo de indultarlo de su pena de prisión –que no de la de inhabilitación– lo hicieron, al menos en parte, en agradecimiento por su apoyo al sí en el referéndum de la OTAN?

Absolutamente. Así lo creo. Y entonces Fraga pretendía, alevosamente, que al fracasar el referéndum, Felipe González se tenía que ir y se iba a quedar él de factótum, lo cual era una locura y un absurdo, porque si Felipe González se iba, le iban a sustituir gentes mucho más a la izquierda que Felipe González, o sea que el PSOE se iba a izquierdizar, porque lo que el PSOE no iba a decir con 202 diputados es “que gobierne Fraga con 60”, eso está claro. O sea que si Felipe González se iba como había prometido –y lo habría hecho–, lo habría sustituido una gente mucho más a la izquierda que Felipe González, porque Felipe González contuvo la izquierda española de entonces, que era el PSOE. Lo socialdemocratizó.

Es curioso que de Felipe González ahora habla mucho mejor la derecha que la izquierda.

Efectivamente, porque Felipe González fue el hombre que salvó a España de una crisis brutal derechizando al PSOE y encarrilando la economía por principios muy ortodoxos.

¿Muy ortodoxos capitalistas quiere decir?

Capitalistas. Bueno, la economía es que no tiene otra lectura, salvo llegar a Venezuela o a Cuba o a la ruina. Es mi criterio, y Felipe González la encarriló… Todo el mundo pensaba que iba a nacionalizar la banca, pero se opuso radicalmente a nacionalizar la banca, y acertó.

¿Pero qué pasó entre Fraga y usted?

Que Fraga ya originó un odio contra mí terrible, un odio análogo al que tenía contra el primer presidente de UCD, contra Suárez. A Suárez le juró un día “yo te voy a destruir”, eso lo sé yo de buena tinta. “No pararé hasta destruirte”. Entonces la inquina de Fraga fue tremenda…

¿Y contra usted también?

Alemania hizo la II Guerra Mundial porque quería Ucrania, y Alemania ahora quiere Ucrania sin guerra y gratis

Y contra mí, absoluta. Hoy la OTAN realmente no tiene función, porque acudir a defender a Ucrania no responde más que al interés alemán de que Alemania quiere Ucrania. Alemania hizo la II Guerra Mundial porque quería Ucrania, y Alemania ahora quiere Ucrania sin guerra y gratis, y por eso se opone a [Vladimir] Putin, que también quiere Ucrania. Y por eso Fraga… el odio ya era mortal.

¿Y ese enfrentamiento con Fraga provocó también un enfrentamiento con Aznar?

Aznar no pudo con Fraga, porque Fraga lo amenazó con presentar un partido nuevo en Galicia y quitarle los votos

No, Aznar me defendió, pero Aznar no podía con Fraga. O no pudo con Fraga, porque Fraga lo amenazó con presentar un partido nuevo en Galicia y quitarle los votos, y entonces sólo cuando Aznar ganó con mayoría absoluta, echó a Isabel Tocino. Y Fraga la impuso como consejera del Banco Santander.

En cualquier caso, llega un momento en el que se hace imposible su convivencia con el PP, que apoya una moción de censura para desalojarlo del Gobierno autonómico…

Y me presento con UPCA a las elecciones.

A las autonómicas de 1991, y gana al PP…

Y gano arrolladoramente, con todo en contra. A pesar de que Jaime Blanco [PSOE] y [José Luis] Vallines [PP] se gastaron 3.000 millones en subvenciones días antes de las elecciones. 3.000 millones de las antiguas pesetas, que en el año 91 era un capital importantísimo. Y yo, fuera del poder y con querellas criminales admitidas a trámite, saqué 15 diputados y el PP sacó seis. Y Jaime Blanco sacó uno más que yo, pero con muy pocos votos más que yo, unos 600 votos más nada más.

Y vuelve a ser elegido presidente autonómico con el apoyo del PP, que prefiere apoyarle a usted que a Jaime Blanco.

Sí.

Después viene la condena de prisión, que acabaría indultándole el Gobierno de Felipe González, y de inhabilitación…

Una ignominia de un juez al que yo he presentado en el Supremo pruebas de que el constructor [Manuel] Rotella le había comprado un chalet. Y el Supremo no indagó, diciendo que [Claudio] Movilla había muerto. Pero Rotella no había muerto, y el delito es tanto del que da como del que coge. El plan de esta gente era hacer un [El] Corte Inglés en la Plaza del Machichaco, y como yo me opuse, la guerra fue a muerte contra mí. Promovida por el constructor Rotella y Movilla, que era su socio.

¿Qué le parece el Centro Botín que han construido cerca de allí?

Si el viejo Botín viera hoy el Centro Botín… se revolvería en su tumba

Si el viejo Botín conociera que eso se iba a haber hecho, lo habría prohibido absolutamente. Y si hoy lo viera… se revolvería en su tumba.

¿Habla del padre de Emilio Botín y abuelo de Ana Botín?

Sí. Él quería destinar una cantidad importante de su fortuna a un centro de diagnóstico de nivel internacional en [el Hospital] Valdecilla, con aparatos de los más modernos. Pero nunca habría hecho eso [el Centro Botín]. Nunca. Y su nieta va a hacer ahora algo que es excepcional y maravilloso para la ciudad, que es que todo el bloque del Banco Santander, el arco y los dos edificios, lo va a destinar a museo de las colecciones que tienen el Banco Santander, el Banesto, el Central, el Hispano y el Popular, y eso sí que va a ser un centro de cultura excepcional, sin taponar la bahía y sin tirar el dinero, porque el Centro Botín creo que ha costado como doce o catorce mil millones [de las antiguas pesetas], no lo sé pero una fortuna, y eso es lo que el viejo Botín habría querido hacer para sanidad, porque el hombre al que él más admiraba era el Marqués de Valdecilla. Le tenía una admiración absoluta.

Usted tenía buena relación con ese viejo Botín

Una relación plena.

La sentencia de su primer juicio fue la más dura impuesta a un político en activo en España hasta entonces.

23 años después aquí sigo: nadie ha encontrado nada contra mí

Pero la anuló el Tribunal Constitucional, por lo tanto esa sentencia es inexistente. Además se hablaba de tres millones [de las antiguas pesetas] en remitidos de prensa, y la nueva sentencia [el Tribunal Constitucional anuló la sentencia de 1994 y ordenó repetir el juicio porque uno de los jueces, Claudio Movilla, había puesto en entredicho su imparcialidad en unas declaraciones, y en 2002 el TSJC volvió a condenar a Hormaechea, esta vez sólo a tres años de cárcel y 13 de inhabilitación por un delito de prevaricación] sólo consideró probado que se pagaron cinco remitidos, ochocientas y pico mil pesetas, lo cual quiere decir que después de toda una investigación de todos los acuerdos [del Gobierno autonómico] durante ocho años, llegar a eso es no llegar a nada. A ningún político se le ha mirado como a mí y a ninguno se le ha encontrado tan poco como a mí. Y 23 años después aquí sigo: nadie ha encontrado nada contra mí.

¿Cuándo cumplió su pena de inhabilitación?

No me dijeron que había vencido mi inhabilitación, y había vencido en 2014. O sea que yo habría podido presentarme a las elecciones de 2015. Me engañan para intentar que no me presente. Deliberadamente me engañan, porque me dirijo al TSJC primero y me contesta un magistrado, y sólo cuando me dirijo por segunda vez, me contestan. Pero ya habían pasado las elecciones.

Usted recurre la sentencia y el Tribunal Constitucional la anula en 1999 y ordena repetir el juicio, que se repite en 2002.

Se anula porque Movilla dijo que la catadura moral de este señor no la querría él para ningún presidente autonómico, y dicen “una descalificación de esa naturaleza impide al juez ser independiente”. Pero lo tenían que haber hecho antes.

En cualquier caso, el TSJC le condena esta vez a tres años de cárcel y a 13 años de inhabilitación, pero el Gobierno vuelve a indultarle la pena de cárcel…

Y hay una cosa clara: el Código Penal dice que para concederse el indulto tienen que haberse reparado los efectos del delito, lo cual es lógico. Y sin embargo me dan dos indultos sin exigirme que devuelva lo malversado, lo presuntamente malversado. Lo cual quiere decir que ninguno de los dos gobiernos, primero el de Felipe González y luego el de [José Luis Rodríguez] Zapatero, considera que yo no tenía que devolver nada, y no se me obliga a devolver nada.

La propia sentencia recomendó al Gobierno español que lo indultara la pena de cárcel, pero llama la atención que en aquel momento el Gobierno era el de Aznar, que no lo indultó, y es el Gobierno de Zapatero quien finalmente lo indultó ya en 2011. ¿Por qué cree que no lo indultó el Gobierno de Aznar?

Porque Aznar…

¿Todavía eran malas las relaciones entre Aznar y usted?

Exactamente.

Después abandona usted la política activa…

Y ahora estamos en el momento actual.

¿Cómo ve el momento actual?

Cuando yo dejo Cantabria, está la sexta comunidad autónoma por renta per cápita; ahora está la 11

Cuando yo dejo el Gobierno en 1995, dejo casi 17.000 millones [de las antiguas pesetas] en caja, parte de la herencia de don Emilio Botín, es cierto –ocho mil y pico–, y por eso en el 96, en el primer trimestre, cuando el Gobierno que llega abona los créditos que vencían, tenemos 193 millones de pesetas. Mira la deuda actual: 3.033 millones de euros, que es algo monstruoso, es algo... para mí, decir que está en quiebra Cantabria. 508.000 millones de las antiguas pesetas, pero además hay otra cosa: cuando yo dejo Cantabria, está la sexta comunidad autónoma por renta per cápita; ahora está la 11. Ahí lo tienes [y me muestra los datos impresos en un ejemplar del suplemento Negocios del diario El País del pasado 25 de noviembre]. Estamos igual que Galicia, un poco mejor que Galicia, tenemos 22.513 euros por persona, Galicia tiene 22.497. Y siempre estuvimos por encima de Galicia con mucha diferencia. Estamos por debajo de Castilla y León, que tiene 23.555. Ahí lo puedes mirar, y eso no lo digo yo, lo dice El País. Los 11. O sea que la situación de Cantabria es… trágica.

¿Por eso no descarta presentarse a las autonómicas de 2019?

En cuanto a presentarme, yo tengo esa dificultad de afrontar un tema tan difícil; me frena. Por otra parte, tengo 79 años y yo no haría como Revilla, Revilla alegremente dice “los consejeros que hagan lo que quieran, yo voy a una comida, a una emisora de Madrid que me llama a hablar…”. Yo no, yo, como ves [me señala los montones de papeles apilados hasta en el suelo de las estancias de su despacho], trabajaría.

Precisamente hace año y medio entrevisté a Revilla y durante la entrevista me habló bastante de usted …

Ha tenido obsesión siempre.

Me habló de aquellos remitidos que usted publicaba en la prensa diciendo entre otras cosas “Revilla, siervo del PSOE”. Insistió bastante en este tema. Me dijo “a mí en el año 87 casi me echan de Cantabria por denunciar al señor Hormaechea. Me tiraban piedras, me insultaban, Hormaechea ponía en los periódicos anuncios de una página donde se leía Revilla, siervo del PSOE, miserable, vete de Cantabria. Eso sólo lo aguanta alguien como yo, pero no me callé. Es más, me dijo tú, vicepresidente y lo que quieras, ¿cuánto quieres?, y le dije tú en el año 30 hubieras tenido a Al Capone de lugarteniente. Y no se enfadó”.

Eso es mentira.

¿Es mentira?

Absolutamente mentira.

¿Pero es cierto que le ofreció usted la Vicepresidencia autonómica?

En absoluto.

¿Nunca?

Nunca.

Él suele decir que le ofreció usted la Vicepresidencia…

Revilla es la mentira andante; nunca le ofrecí la Vicepresidencia, en absoluto

Nunca. Revilla es la mentira andante; nunca le ofrecí la Vicepresidencia, en absoluto. Y que le tiraban piedras… todo eso son tonterías. Y decir en un remitido “Revilla, siervo del PSOE”… pues siervo del PSOE es, lo ha demostrado. Que es siervo del PSOE lo demuestra.

¿Es decir que no sólo pensaba que Revilla era un siervo del PSOE sino que sigue pensando que lo es?

Es que lo es.

En cuanto al modelo para Cantabria, ¿qué diferencias hay entre el modelo de Revilla y el suyo? Porque por ejemplo ahora él promociona [el Parque de la Naturaleza de] Cabárceno, cuando Cabárceno es obra de usted…

Bueno, llega hasta a llevar allí gente a la que dice que lo ha hecho él. Eso me lo han dicho a mí algunos, que va diciendo “mira, esto es lo que he hecho yo…”.

Una obra suya a la que él se opuso en su día…

Brutalmente. Pero no porque fuera mala obra, sino porque sabía que era un éxito, que iba a ser un éxito.

¿Pero qué diferencias fundamentales hay entre el modelo de Cantabria que usted desarrolló y el que ha desarrollado Revilla? Porque hay quien sostiene que a pesar de todos los enfrentamientos que han protagonizado ustedes, en cuanto al modelo para Cantabria Revilla en el fondo ha sido un poco discípulo suyo…

No, en absoluto. Yo gobernaba yo, y él, “que gobiernen otros y yo a disfrutar de la vida”.

Y a conseguir votos.

A conseguir votos donde sea.

¿Donde sea?

Él consiguió los votos de mi ausencia y los votos de mucha gente del PP que se opuso a lo que el PP hizo conmigo.

Se refiere a que Revilla recoge cierta parte de los votantes que le votaban a usted...

Que sin embargo en las generales votan al PP.

Efectivamente hay un votante que le votaba a usted y que ahora vota a Revilla en las autonómicas y al PP en las generales…

Exactamente.

Por eso él también tiene que cuidar a ese…

Que contemporizar y decir “no, Hormaechea hizo esto, hizo lo otro…”. Por no romper con ese electorado.

A nivel estatal, los 12 escaños de Vox en las autonómicas de Andalucía están centrando el debate de estos días. Esa irrupción de la ultraderecha… bueno, no sé si usted los considera de ultraderecha o…

De la estatua de Franco dije “yo no la puse, yo no la quito”

Es que en el esquema de la izquierda, y es lógico, hay un principio que se estableció en 1848: “No hay enemigo a la izquierda”. Para la izquierda no hay enemigo a la izquierda, pero ellos siempre han intentado dividir a la derecha, entonces “la ultraderecha no la aceptamos”. Cuando la ultraderecha es derecha. ¿Y por qué es ultraderecha? Porque lo dicen ellos. Es lo mismo que decir “estos son fascistas”. De mí, como puse la estatua de Franco, decían que era franquista. “El alcalde franquista”. Yo puse la estatua de Franco porque no la había puesto yo, y cuando hice el aparcamiento subterráneo, restauré la plaza [del Ayuntamiento] como estaba. Dije “yo no la puse, yo no la quito”. Y aparte tengo que decir una cosa: del franquismo lo que hemos padecido más es lo que impuso la Iglesia católica. Es decir, la misa todos los días a las nueve en el colegio, los jueves en lugar del sábado libre… Todo eso no lo hizo Franco. Las restricciones que había de tipo hombre-mujer o chico-chica las impuso la Iglesia, no Franco.

Pero las impuso una Iglesia franquista…

No, la Iglesia es de la Iglesia. No comulga con nadie. Ellos van a lo suyo.

Lo veo a usted poco clerical…

Culturalmente soy católico, pero al mismo tiempo intelectualmente soy producto de mis viajes a Francia

Yo tengo una conciencia hecha en base a las mil misas a las que tuve que acudir en el Bachiller, entonces digamos que culturalmente soy católico, pero al mismo tiempo intelectualmente soy producto de mis viajes a Francia, de los meses que pasé en Francia y de la lectura francesa que he estudiado y he leído. O sea que de ultraderecha, nada, pero de la derecha económica, claramente. Porque entiendo que no hay otra.

¿Qué diferencias hay entre Vox, Ciudadanos y el PP?

Yo diría que, de hecho, ninguna. Y cuando Vox habla de acabar con el sistema autonómico, es para conseguir votos y también porque no quiere el sistema autonómico, pero el sistema autonómico ya sería muy difícil anularlo. Salvo que consiguieran los 202 diputados de Felipe González, claro…

¿Y cree que pueden conseguirlos?

No.

Antes no me contestó a qué diferencias de modelo para Cantabria, de apuesta por unos u otros sectores productivos…, hay entre Revilla y usted.

Lo mío es la racionalidad y el ahorro. Dijo [Françoise] Guizot, un ministro francés, por cierto muy enemigo de España, al que se ha criticado mucho porque se cortaron sus palabras, dijo “enriqueceos, burgueses”, que lo habrás oído…

Sí.

Pero él decía “enriqueceos, burgueses, por el trabajo y con el ahorro”. Sin embargo se dice que dijo “enriqueceos, burgueses”, como diciendo “aplastad a los pobres”, ¿no? Pero dijo “enriqueceos, burgueses, por el trabajo y con el ahorro”. Y ese es mi lema.

Lo que pasa es que los burgueses ponen el capital; el trabajo lo ponen otros…

Si se enriquece una nación, los que trabajan también se enriquecen. Otra cosa es que pretendamos todos llegar a las cumbres de Bill Gates o de… ¿cómo se llama el español este de la moda?

Amancio Ortega.

Amancio Ortega. O de Botín.

¿Qué diferencias hay entre Vox y por ejemplo el Frente Nacional francés? Además de que ni Francia es España ni una república es esta monarquía ni…

Exactamente.

¿Pero qué diferencias ve entre Vox y por ejemplo el Frente Nacional francés?

Las primeras, las que has dicho tú acertadamente: Francia no es España, una monarquía no es una república y la economía francesa no es la economía española. No podemos compararnos. Y la derecha de Donald Trump, que es la que se compara… El problema de Donald Trump es que si sigue admitiendo inmigrantes, llega un momento en que la raíz anglosajona de Estados Unidos desaparecería. Y te voy a decir un caso histórico: cuando Estados Unidos entró en guerra con México, tomaron la ciudad de México, y los comerciantes, de origen español básicamente, pidieron que todo México se uniera a Estados Unidos. Estados Unidos se quedó con Texas, Nuevo México, Arizona y California, pero hubo una votación que quería que todo México pasara a Estados Unidos, y el Senado americano no lo aceptó porque dijo “no podemos absorber a nueve millones de mestizos”. Pues ahora tienen por delante 130 millones…

¿Qué opinión tiene de Trump?

Pues mira, yo estoy deseando el triunfo de Trump, porque sería el triunfo de la economía.

O sea que le gusta que Trump haya llegado a la Presidencia de Estados Unidos.

Me gusta. No tengo empacho en decirlo.

No parece una opinión muy popular ahora mismo…

En Estados Unidos sí.

¿Cree que el ascenso de Vox tiene más que ver con el tema del procès o con el tema de la inmigración?

Las dos cosas le afectan.

¿Qué cree que pasará en las generales?

Yo pienso que las andaluzas son un reflejo importantísimo de lo que puede pasar en las generales

Yo pienso que las andaluzas son un reflejo importantísimo de lo que puede pasar en las generales. Yo creo que el extremismo al que ha llevado al PSOE el señor Sánchez es perjudicial. El tema de desenterrar a Franco es absolutamente contraproducente, porque de Franco nadie se había preocupado hasta ahora.

¿Cree que al final el cadáver de Franco va a ser desenterrado del Valle de los Caídos y trasladado a otro lugar?

Eso ya no lo sé, porque es imprevisible lo que va a pasar, pero se han soplado unas brasas y se ha levantado la llama.

Comentarios