Sábado 17.11.2018
EDUCACIÓN

El acceso a la lectura y las tecnologías inclusivas apoyan en la 'vuelta al cole' a 72 estudiantes ciegos en Cantabria

Entre estas nuevas tecnologías destacan el primer método oficial para aprender braile, Braitico o el Editor Matemático Accesible EDICO, ambas claves para permitir la igualdad en las aulas.

Un total de 72 estudiantes ciegos o con discapacidad visual grave de Cantabria regresan en estos días a las aulas junto al resto de compañeros de clase, con la novedad de que en este curso muchos de ellos contarán con nuevas herramientas, que facilitarán su incorporación y aprendizaje en igualdad de condiciones con el resto.

El acceso a la lectura a través del Braille y las tecnologías inclusivas que permiten igualdad en el aula, son dos de las claves, según ha informado la Organización Nacional de Ciegos Españoles (ONCE) en un comunicado para apoyar a estudiantes ciegos o con discapacidad visual grave en las aulas. De esta manera, todos los alumnos conocerán y aprenderán el temario dado en las clases en este curso 2018-2019.

El 99,6% de este alumnado se escolariza en centros educativos ordinarios respondiendo al principio de una enseñanza inclusiva, que es posible gracias a su esfuerzo y la colaboración y el apoyo específico de los equipos de la ONCE y de las Administraciones educativas, que trabajan tanto con los chavales como con los centros escolares y las familias.

Esos 72 alumnos con ceguera y discapacidad visual grave se reparten de cara al nuevo curso 2018/19 entre los diferentes niveles educativos: 21 escolares comienzan la Educación Infantil; 14 están escolarizados en Educación Primaria; 9 han llegado a la Educación Secundaria Obligatoria; 2 cursan Bachillerato; 3 se preparan en la Formación Profesional; 12 se enfrentan a la Universidad; y 11 están inscritos en otro tipo de enseñanzas.

La inclusión de los estudiantes con ceguera y discapacidad visual en un ámbito educativo normalizado responde -recalca la ONCE- a lo indicado en la legislación vigente, donde existe un único sistema en el que prevalece el derecho de cualquier alumno a recibir una atención educativa equitativa y de calidad, respetando sus necesidades específicas para posibilitar su plena inclusión educativa y social.

De esta labor se encargan los profesionales que componen los equipos específicos de atención educativa a personas con discapacidad visual, formados gracias a sucesivos convenios de colaboración entre la ONCE y las administraciones educativas..

Desde estos equipos se trabaja intensamente para planificar el conjunto de intervenciones que van a llevar a cabo durante todo el curso escolar con el fin de facilitar a este alumnado, su profesorado, centros y familias, los recursos humanos y materiales, así como otro tipo de apoyo que necesiten para facilitar su aprendizaje y conseguir una plena inclusión, base de su inserción laboral futura.

Comentarios