sábado 28/11/20
CORONAVIRUS

Cantabria suspende las vacaciones de la próxima semana para evitar que el aumento de casos de COVID-19 afecte a las aulas

Foto de archivo de un aula de clase
Foto de archivo de un aula de clase

El Gobierno de Cantabria ha tomado la decisión de suspender la semana no lectiva prevista a partir del próximo lunes, 2 de noviembre, modificando así la Orden de Calendario del actual curso lectivo. Así lo han confirmado varios centros educativos y sindicatos a través de redes sociales y en declaraciones a este medio. El objetivo, según han explicado, es evitar que el empeoramiento de la crisis sanitaria del coronavirus que se está registrando en Cantabria alcance a los centros educativos.

En la práctica esto supone que los alumnos acudirán a clase la próxima semana y continuarán con sus estudios de forma ininterrumpida y presencial hasta las vacaciones de Navidad. Desde el sindicato STEC, el mayoritario en el ámbito docente, aseguran que “nos hemos quedado estupefactos ante la decisión”, que elimina un “descanso muy necesario no solo para el alumnado, que ha empezado un curso muy duro, sino para el profesorado, sobrecargado de trabajo”.

“Es inasumible que esta Consejería, sea por el motivo que sea, anuncie un miércoles por la tarde y, por lo tanto, dos días antes del descanso que supone la próxima semana no lectiva, una modificación de forma unilateral del calendario escolar”, ha criticado el sindicato, que considera que la intención del Gobierno “era incluso llevarlo a cabo sin pasar por una Mesa Sectorial en la que las organizaciones sindicales que conformamos la Junta de Personal Docente, los representantes legítimos del profesorado cántabro, tenemos voz y voto”. Esto supondría saltarse el cauce necesario para modificar la Orden.

STEC ha asegurado que “la Junta de Personal Docente ya está realizando las gestiones pertinentes para convocar una movilización el mismo viernes” ante lo que califican de una actuación “autoritaria, improvisada y degradando la calidad de nuestro sistema educativo cántabro” por parte de la Consejería. En este sentido, ANPE ha señalado que dicha protesta ante la sede de Educación será a las 17:30 horas.

En un comunicado, este sindicato ha criticado que Lombó ha decidido "unilateralmente que la mejor medida es que casi 100.000 alumnos que deberían estar descansando esta semana con sus familias, se dediquen a moverse por toda la comunidad autónoma". Asimismo, ha señalado que la consejera ha argumentado en las reuniones mantenidas a lo largo de la tarde de este miércoles que el actual estado de alarma permite tomar este tipo de decisiones a la Consejería de Educación, y por ese motivo se ha “informado” a las Organizaciones Sindicales de la decisión tomada, algo que a juicio de ANPE supone "saltarse la ley", pues el cambio legislativo no cuenta con "informe previo y favorable del Consejo Escolar".

"Con esta actitud intransigente y casi dictatorial, la Consejera de Educación está faltando al respeto a docentes, alumnos, familias y a toda la sociedad en general. No se puede jugar de esta manera con la sociedad", ha denunciado el sindicato, que califica la decisión de Lombó de "absurda, incoherente y carente de toda racionalidad".

A primera hora de la tarde el Gobierno comunicaba que estaba analizando esta posibilidad junto a toda la comunidad educativa, ante el riesgo añadido que supondría celebrar este periodo no lectivo, según ha señalado Salud Pública. "En la práctica, tendríamos a cientos de estudiantes cántabros al cuidado de sus abuelos, a jóvenes interactuando en espacios menos controlados y un aumento de la movilidad que ahora mismo no podemos permitirnos", ha dicho la consejera de Educación, Marina Lombó.

"Este primer bimestre de curso nos ha demostrado que los centros educativos no son parte del problema, sino parte de la solución, porque en ellos se cumplen las medidas en todo momento y, además, permite tener muy identificados los contactos de cada estudiante, lo que facilita enormemente el rastreo", ha afirmado.

En este punto, ha mandado un mensaje de "agradecimiento inmenso a todo el cuerpo docente" y les ha pedido "comprensión" en caso de que esta medida finalmente se lleve a efecto. "Sé que los docentes viven este curso con mucha más tensión, porque continúan con la docencia al tiempo que vigilan el cumplimiento de las medidas en las aulas y acompañan emocionalmente al alumnado, y contaban con ese descanso", ha dicho la consejera, para quien, sin embargo, es necesario adoptar todas las medidas necesarias, tanto individual como colectivamente, para "bajar ya" el nivel de contagios.

CCOO

Por su parte, la Federación de Enseñanza de CCOO en Cantabria ha rechazado igualmente esta decisión de la Consejería. En un comunicado, la secretaria general de la Federación, Conchi Sánchez, ha criticado que se quiera modificar el calendario escolar y se negocie con las organizaciones sindicales la compensación de esos días, algo a su juicio "incomprensible dada la actual situación epidemiológica de Cantabria".

Según señala el sindicato, la consejera de Educación, Marina Lombó, ha justificado que "ayudaría muchísimo a la gravísima situación que está viviendo la Cantabria". Sin embargo, para CCOO esto entra en contradicción con las declaraciones del consejero de Sanidad, Miguel Rodríguez, que esta misma mañana informaba en rueda de prensa del empeoramiento de los indicadores epidemiológicos y asistenciales y no descartaba medidas adicionales para frenar la evolución.

Para el sindicato, recuperar las semana lectiva es una "línea roja" al tratarse de una decisión que afecta no solo a docentes y familias, sino a otros trabajadores del sector educativo, como profesionales de transporte y comedor, conserjería, limpieza, etcétera. En su opinión, la semana de descanso para el alumnado es una "buena oportunidad" para preparar el escenario 2 que contempla el 'Protocolo de prevención del contagio por COVID-19 en el ámbito del sector educativo', que "aún no se encuentra desarrollado".

"Hay un hecho que es evidente, en la primera ola se redujo la curva de contagios mediante el confinamiento domiciliario", destaca Sánchez, que reitera que la semana no lectiva debe tratarse como "una oportunidad para reducir los contagios de forma natural" con la paralización de la actividad del sistema educativo y de otros sectores donde se organizan los periodos de vacaciones de acuerdo con el calendario escolar.

IU

Un paso más allá ha ido Izquierda Unida de Cantabria, que considera que Lombó “no está capacitada” para seguir al frente del área, como muestra “la nueva improvisación” que pretende “dejar sin descanso y dificultar la conciliación” de la comunidad educativa.

En un comunicado, la coordinadora autonómica de IU, Leticia Martínez, ha mostrado la “indignación” que se vive “de forma generalizada” ante anuncios “contrarios al sentido común”. Así, afirma que “no es de recibo que, a dos días de la semana no lectiva, se plantee continuar como si nada, vulnerando el necesario descanso de docentes, personal de centros, alumnado y familias”.

Además, indica que esta medida “trastocará la escasa conciliación que muchas familias ya habrán gestionado en sus centros de trabajo”. “Supone una falta de empatía y conocimiento de la realidad difícil de justificar”, incide.

“De nuevo, la unilateralidad de la consejera en sus decisiones la incapacita para seguir al frente de un área tan fundamental y cuyos profesionales están demostrando estar a una altura inalcanzable para la titular de Educación”, criticaba. “Marina Lombó se ha convertido en sinónimo de caos”, añadía.

Comentarios