martes 26/1/21
GUILLERMO BLANCO

“La gente de aquí elabora productos de calidad” 

Guillermo Blanco
Guillermo Blanco

Guillermo Blanco, desde la Consejería de Desarrollo Rural, Ganadería, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente reivindica el carácter y la calidad de los productos de Cantabria de cara a estas navidades en un año en el que consumir local es más importante que nunca.

Esta Consejería puso 200.000 euros a disposición para comprar estos productos

¿Cómo ha vivido un 2020 tan atípico como este su Consejería? 

Al fin y al cabo la Consejería es el reflejo de la sociedad. Lo hemos vivido con una profunda preocupación que todavía mantenemos, porque a pesar de que ahora hay una especie de placebo que hacer subir la bolsa y el ánimo que es la expectativa de la vacuna, no tenemos nada claro en qué momento va a terminar todo. Esperemos que la vacuna dé con la llave de la inmunidad social. Desde el principio, los sectores que tratamos aquí que son los del mundo rural, ganadería, agricultura, pesca, y la industria ligera de transformación social y es nuestro principal ámbito de preocupación. En esta legislatura, por primera vez se ha juntado al sector primario con Medio Ambiente, algo que habría que haberlo hecho antes. La pandemia nos ha afectado desde el principio. Esta pandemia nos ha borrado la sonrisa y ha afectado a la economía de todos los sectores. En el comienzo del confinamiento se cerró el canal de la restauración, donde los productores servían mucho y tuvimos que dar salida a sus productos, porque la leche ha continuado saliendo de las vacas, las ovejas y las cabras. Había que hacer algo para dar salida también al ganado vacuno, que había perdido venta y también a los pescados de gran calidad, que seguían saliendo de la mar pese a que la restauración estaba y está produciendo menos. Lo primero que hicimos fue el acopio de esos productos mediante un decreto del Gobierno de Cantabria. Esta Consejería puso 200.000 euros a disposición para comprar estos productos. Veíamos que había excedente y las colas de los que pedían en el Banco de Alimentos y la cocina Económica continuaba creciendo. Intentamos cerrar el círculo adquirieron este producto y haciéndoselo llegar. Encontramos la manera de hacerlo posible con la ayuda y colaboración de las tres entidades cooperativas de Cantabria, Comillas Ruiseñada, AgroCantabria y Valles Unidos del Asón, que nos sirvieron como agente comprador. En total hablamos de 110 toneladas de mercancías. Además, hicimos un vídeo de promoción con los Estrella Michelín de Cantabria, que animaban a consumir producto de aquí, abrimos en el portal de Alimentos de Cantabria un link a MerCantabria, una especie de escaparate en la que los productos ponían su producto y un número de contacto para que el consumidor les alcanzase e hiciesen un negocio privado. Agradecemos la colaboración de las fuerzas de seguridad y su colaboración para que los productores pudiesen acercar el producto al cliente.

¿Qué productos recomienda para poner en la mesa en estas navidades?

Un buen menú para Navidad sería el siguiente. En mi casa pondremos unas anchoas para picotear acompañadas de cecina de Tudanca y una variedad de quesos, ya que contamos con quesos premiados en toda Europa, de todas las variedades. Después podemos continuar con una sopa de gallo de corral y unos caracoles a la montañesa. Ahora hay empresas aquí que te los dan limpios o preparados y están buenísimos. Continuamos después con un buen pescado, que ahora mismo los hay en lonja o pescadería fresquísimos y al mejor precio posible. Un besugo al horno o una lubina. Si se prefiere carne no hace falta buscar un lechazo de Castilla, los hay aquí mismo y así te aseguras que no son de granja. También tienes cabrito o una de las once razas de carne de vacuno. Acompañado por una ensalada de la huerta de producción ecológica. Para acabar finalizaría con un postre, con dulces como sobaos, quesadas, hojaldres...hay postres para perder el gusto y si se quiere algo ligero la fruta. Para acabar, antes de ir a la cama para mejorar la digestión, un vaso de leche de Cantabria. Todo se puede acompañar de vinos blancos o tintos, licores como la ginebra o el orujo y brindando con una sidra achampanada o un vino espumoso, siempre con prudencia, claro.

¿Qué diferencia a los productos de Cantabria de la competencia que encuentra en el mercado? 

Si tú le vas a comprar a un vecino, este no te engaña. La gente de aquí elabora productos de calidad. La mayoría no exportan y venden aquí y otra cosa sería un mal negocio. Esa sería la primera diferencia, la segunda es que a ti te interesa comprar un producto de aquí porque si mejoras la economía de tu vecino, la economía de toda la región se mejora. El sector de la agroalimentación supone el 22% del PIB industrial total de Cantabria. Además, también estás luchando contra el cambio climático, ya que no necesitan grandes recorridos de transporte.

El mayor nicho de trabajo que existe ahora mismo es el sector primario

El desarrollo rural es esencial para la ganadería y la agricultura. En cierta medida, una crisis como esta, ¿puede ayudar a que la gente piense en volver a los núcleos rurales y a recuperar oficios o profesiones que parecía que podían haber caído en el olvido?

El mayor asentamiento en las zonas rurales de Cantabria lo hace tener buenas carreteras, médicos, escuelas cerca, la banda ancha para poder trabajar, pero lo esencial es eso, tener trabajo. Es fundamental y el mayor nicho de trabajo que existe ahora mismo es el sector primario, la producción de ganadería, agricultura, pesca. Son sectores que hay que ponerlos en el centro de la economía y darles la importancia que merecen. Hasta ahora han sido "la maría" en los proyectos presupuestarios de las comunidades autónomas y por eso agradezco que hayamos dado un paso de gigante y se incremente el presupuesto en un 7.06%. El tercero mayor después de Educación y Sanidad. Agradezco a todo el equipo del Consejo de Gobierno que hayan ayudado a obtenerlo. Ese año contaremos con 209,5 millones, el mayor incremento registrado nunca. Entre los años 2011 y 2015 esta Consejería estuvo muy relegada y ahora la hemos potenciado. Debemos luchar contra el abandono de muchos chavales que no quieren ejercer la profesión que ejercieron sus padres. Hay que dar la vuelta a la tortilla y desterrar esa idea de que aquel que se queda en el pueblo es el fracasado. Se puede vivir muy dignamente del sector primario. Es necesario acabar con el abandono de los pueblos y volver a lograr el equilibrio. Ser de pueblo es algo de lo que hay que sentirse orgulloso.