miércoles 20.11.2019
SANIDAD

Familias afectadas cargan contra la gestión del caso de la hipertricosis de los diez bebés cántabros a los que se suministró minoxidil en vez de omeprazol

Foto enviada a la asociación Defensor del Paciente de un padre de Cantabria junto a su hija afectada por hipertricosis
Foto enviada a la asociación Defensor del Paciente de un padre de Cantabria junto a su hija afectada por hipertricosis

Son al menos diez los bebés cántabros afectados de hipertricosis –enfermedad que se caracteriza por el crecimiento desmesurado de vello por todo el cuerpo– por habérseles suministrado minoxidil –un crecepelo para la alopecia– en vez de omeprazol –un protector estomacal para el reflujo– después de que la empresa encargada del envasarlo –la malagueña FarmaQuímica Sur, que había importado el producto a la farmacéutica india Smilax Laboratories Limited– introdujera minoxidil en un envase que tenía rotulado omeprazol, según ha reconocido el propio Ministerio de Sanidad. Y nueve de las diez familias han denunciado unos hechos por los que la Fiscalía de Cantabria y un juzgado de Torrelavega ya han abierto diligencias.

“Diga lo que diga el Ministerio de Sanidad, no todo el medicamento está retirado”

Algunas de las familias que están dispuestas a hablar con la prensa –no todas lo están– han cargado hoy contra la gestión del caso, aunque han preferido seguir manteniendo el anonimato. “Diga lo que diga el Ministerio de Sanidad, no todo el medicamento está retirado”, han dicho. Así, algunos de los padres aún tienen en sus domicilios minoxidil en envases que tienen rotulado omeprazol, porque ninguna autoridad sanitaria les ha pedido que los entreguen, han declarado a eldiariocantabria.

Las familias se quejan también de que la Consejería de Sanidad “aún no se ha pronunciado al respecto” y de que ni dicho departamento –ni ninguna otra instancia del Gobierno de Cantabria– ni el propio Ministerio de Sanidad se ha puesto en contacto “en ningún momento” con ellas. Y también han criticado que “todo ha salido a la luz” porque ellas mismas detectaron “algo anómalo” en el crecimiento del vello de sus bebés. “Es más, aun habiendo ya casos reconocidos, desde el Centro de Salud no se llamó a las familias que tenían a sus bebés en tratamiento, sino que cuando los padres vieron el crecimiento del vello y los llevaron allí, el pediatra les preguntó si estaban tomando omeprazol, porque ya había habido más casos”, han advertido.

Algunos bebés tienen también otros síntomas que sus familias relacionan con “problemas cardiovasculares”

Por otro lado, destacan que el único síntoma de algunos de los bebés es el crecimiento desmesurado de vello por todo el cuerpo pero otros tienen también otros síntomas –como excesivos cansancio, sudoración y agitación– que sus familias relacionan con “problemas cardiovasculares”, y en este sentido algunos ya han sido derivados al Hospital Valdecilla “para que los vea el cardiólogo”. “No se saben las consecuencias añadidas que la toma de este medicamento puede acarrear a los bebés”, entre otras cosas porque el seguimiento médico que se les está haciendo no está siendo todo lo exhaustivo que debería ser, consideran. En cuanto al vello –algunos bebés han tomado cantidades de minoxidil muy superiores a las que se prescriben a adultos–, “dicen que el vello se les va a caer, pero eso no lo comprobaremos hasta que no se les caiga… ¿y qué pasará si no se les cae?”, se preguntan. “Sería un problema estético, pero también psicológico” tanto para los afectados como “seguramente” para sus familias.

Comentarios