domingo 22.09.2019
TRIBUNALES

El juez rechaza la querella de los afectados por el concierto cancelado de Guetta, al que culpa de la suspensión

El DJ David Guetta, durante un concierto
El DJ David Guetta, durante un concierto

El titular del Juzgado de Instrucción 1 de Santander no ha admitido a trámite la querella penal que un grupo de afectados interpuso contra los organizadores del concierto fallido de David Guetta en Santander, que se canceló por incomparecencia del artista, que envió un vídeo disculpando su ausencia. Según han publicado los afectados en redes sociales, el juez considera que no hay indicios de infracción penal porque no se ha planteado prueba, y solo ve indicios de delito en los que compraron la entrada a partir de las 19:00 horas del día del concierto, algo que según explica no se ha acreditado. Los más de 450 afectados ya han anunciado que interpondrán recurso contra la decisión judicial.

La querella se interpuso por supuestos delitos de estafa, apropiación indebida e insolvencia punible frente a la UTE La Campa, formada por la empresa cántabra Delfuego Booking, que también gestionaba Escenario Santander, y Heart of Gold. En la querella se explicaba que los promotores del concierto, abocados a una situación de "insolvencia irreversible" al no reembolsar el DJ parte de su caché, como han denunciado en varias ocasiones, anunciaron en el cartel de fiestas de Santander la actuación de Guetta en la campa de la Magdalena, que vendieron 10.000 entradas y que la actuación finalmente no se celebró.

Los afectados consideran que las empresas de la UTE deberían haber reservado una cantidad para afrontar la posibilidad de que Guetta no ofreciera el concierto, como finalmente ocurrió. En septiembre la empresa Delfuego Booking solicitó la declaración del concurso voluntario, algo que hizo meses después Heart of Gold. Por todo ello, los querellantes entendían que se había cometido una estafa, porque no se devolvieron las cantidades que se pagaron por las entradas. Todo ello les lleva a pensar que las empresas no tenían intención de cumplir con el pago “desde mucho antes de la celebración del concierto".

Sin embargo, el juez entiende que no hay "el más mínimo indicio probatorio" y subraya que el DJ grabó un vídeo en el que pedía disculpas por no acudir al concierto y que Guetta también devolvió el importe que recibió como caché por parte de los organizadores del evento. "De aquí resulta obvio que alguna responsabilidad (por no decir toda) tuvo el propio artista en la suspensión del concierto y que ninguna responsabilidad tuvieron los organizadores", señala el auto. El juez cree que en este supuesto "el negocio jurídico" entre los organizadores y los asistentes al evento se frustró "pero no con una intención inicial, sino por causas sobrevenidas". "Y además en este caso, según apuntan los indicios evidentes, por causas no imputables a los organizadores", remacha.

Tampoco cree el juez que haya apropiación indebida ni insolvencia punible, ya que el caso no encaja en los parámetros que integran el tipo penal de apropiación indebida y, respecto a la insolvencia punible, advierte de que no se aporta ninguna prueba que lo acredite.

Por otro lado, los afectados han recordado que "hace ya tiempo que presentamos también una reclamación ante el Ayuntamiento", y aunque se ha querido derivar a consumo, "la hemos presentado nuevamente para que, en su caso, se le considere responsable subsidiario de lo sucedido", al considerar que no ha tenido "la diligencia debida" y no ha solicitado informe de solvencia de los organizadores del concierto.

Comentarios