martes 11/8/20

La peligrosa desescalada de un Primer Ministro

Discutíamos reunidos en "el congreso de nuestro casa", por una parte el ala progresista manifestaba que con su tiempo podía ir donde le diera la gana, y pasaba del Estado de Alarma, de Excepción y... por otra el ala conservadora, les rebatía, mirad hijos, bueno vamos a buscar cómo podemos hacer lo mejor para todos 

Ya saben que nuestra familia es muy especial, vamos, ¡cómo lo son todas!, aquí les dejo los tres primeros capítulos de las vicisitudes de una familia en tiempos de confinamiento. Capítulo I, Capítulo II y Capítulo III

En el congreso de los diputados de mi casa, seguíamos con el debate de la desescalada, desconfinamiento, régimen de semilibertad... Ríanse Uds. del follón de las CC.AA. con el pase de la fase "0" a la fase "I", que parece el mercadillo de Santoña, a ver quién da más, nadie quiere quedarse fuera de la fase siguiente, parece que quedarse en la fase 0 es estigmatizar un territorio, una comunidad, un pueblo. Tiene narices que sea el señor Torra quien demuestre más sensatez que algunos que van de "salvapatrias".

En nuestra casa estábamos con el follón de cómo salimos de fase de confinamiento a la fase de quién baja a pequeña princesa Iris. Sacar a la princesa republicana no es tarea fácil, y con quién queda el ministro de suministros en sus salidas tiene lo suyo. La presidenta de la república está que trina, tiene mucho curro, y cuando la máxima autoridad está con la vena hinchada todos nos tentamos mucho la ropa.

Pensaba cómo nos vendría de bien ese comité de sabios, expertos... oculto, semiclandestino, presuntamente ilegal que tiene el marrón de tomar las decisiones, que corresponden a la autoridad política, pero que se oculta detrás de los que están ocultos... Yo también me quisiera ocultar, a ver quién saca a la princesa que le debe venir en los genes, tiene un carácter, que cualquiera "le come la tostada", con ocho años si la dejamos se hace con el poder total, pasa de princesa a reina en un santiamén y nosotros de república a dictadura en el mismo tiempo.

Siempre los hay más incomprendidos, sino que se lo pregunten a Inés Arrimadas, que vote lo que vote, se la van del partido

Discutíamos reunidos en "el congreso de nuestro casa", por una parte el ala progresista manifestaba, que con su tiempo podía ir donde le diera la gana, y pasaba del Estado de Alarma, de Excepción y... por otra el ala conservadora, les rebatía, mirad hijos, bueno vamos a buscar cómo podemos hacer lo mejor para todos. Tu madre tiene que dar clases telemáticas con sus alumnos, no tiene mucho tiempo, el que suscribe bastante tiene con sus labores, que según algunos es tocarse las maracas a dos manos... siempre los hay más incomprendidos, sino que se lo pregunten a Inés Arrimadas, que vote lo que vote, se la van del partido, y es que a perro flaco, las pulgas se ponen moradas, porque el perro gordo ya tiene quien se las quite, y expertos, consejeros, periodistas afines... y demás personajes se colocan bajo el paraguas del poder, que cubre mucho y fuera algunos no tienen quien les cobije, ni les dé un suculento salario.

El debate fue de altura, no como esos que usan solo el "y tú más y peor", ya sabes lo que van a decir antes de que abran la boca y no reconocen un mérito, al que consideran su enemigo, aunque con ello les estén salvando la vida. Las traiciones de los que eran amigos del alma, compañeros de moción de censura, con los que se tambalea la mesa acordada de la negociación territorial, y la incertidumbre sobre esta legislatura es mucho mayor. Ahora bien, ¿quién sale con la princesa enana?, ese puede que tenga más riesgo. Bueno, al menos aquí no tenemos voceros del insulto, y constitucionalistas de nuevo cuño que se han aprendido dos artículos y se creen catedráticos en la materia, algunos hacen mucho ruido, tienen mucha vox, pero cuando rascas un poco..., detrás hay un vacío enorme.

Al final se firmó el acuerdo casi por unanimidad en "la mesa del congreso de mi casa". A la enana la sacaba quien escribe, ruego una oración por su paciencia, el Ministro de Suministros que tiene las hormonas revolucionadas, por una pelirroja del portal de al lado se le hará la vista gorda, o ciega, para que puedan dar un paseo, eso sí con la separación legal que marca el BOE, a ver cómo hace el árbitro del BOE para medirla, aunque después de una chapa de casi una hora, y de amenazarle sin paga, sin ordenador, sin vida... puede que entre en razón. La presidenta de la república bastante tiene con lo suyo. Yo con lo del ERTE parece que estoy liberado para una temporada, eso sí, con el 30% de mi sueldo que ha volado hacia el lado oscuro, y la incertidumbre de ¿qué pasará después?..., pero es cierto que lo primero es antes y es, sin duda, la salud.

Llegó el día "D" y hora "H", y allí estaba preparado para sacar a la joya de la corona, que tenía los ojos brillantes, y hablaba a más velocidad de la que podía pensar, con lo que sólo se entendía la última palabra de cada frase, era como hacer un crucigrama para saber lo que decía. Listos y uniformados con guantes, mascarillas, gorras, cremas de sol, pañuelos, botellín de agua, una barra energética, los juguetes... y eso que era para salir una hora, parecía que no volveríamos a casa en semanas...., Llevaba una mochila que pesaba más que las bolsas de las compras de estos días.

Salimos por la puerta, como ya es tradición, se oye a la presidenta y al Joven ministro - Por el ascensor no, que es un peligro... - Vale, oído cocina. Allí, de la manita con Iris, que no paraba de preguntar, ¿y vamos donde la abu?, ¿y estará Leire?, ¿y...? Así, mientras tanto, intentaba pasar sigiloso, para que no nos pillara la señora Aurelia, cuando ya parecía que la prueba estaba conseguida, en el rellano para cambiar de piso, se oye, - Hola Iris ¡qué guapa estás!. Pero señor qué he hecho yo para merecer esto, por qué me castigas así...

Jugándome los piños logré hacerle un placaje que ya quisieran muchos mediocentros o hooker de rugby

Iris que quiere mucho a la señora Aurelia, que pesada es un rato, pero buena gente también, se me escapa de las manos y se marcha hacia ella. Jugándome los piños logré hacerle un placaje que ya quisieran muchos mediocentros o hooker de rugby, conseguí alcanzarla, y que no tocase a la señora Aurelia, la cual huyó despavorida puerta adentro... y cerrando la misma a toda pastilla. Si es que no hay mal que por bien no venga. Iris se echa a llorar, que por qué la he agarrado, después de explicarle 20 veces lo mismo que la habíamos dicho en casa 40, seguía sin entenderlo, y es que hay cosas, que no entendemos ni los mayores... Finalmente llegamos a la calle, hacía un día de sol espléndido, por el paseo con nuestras mascarillas, gorras, y gafas de sol, pasábamos bastante desapercibidos, hasta que Iris vio a una amiga del cole, que iba con su madre. Iris las chillaba, Leti, Leti... y Leti y su madre desde la otra acera nos miraban como diciendo quienes son esos seres extraterrestres que nos chillan, hasta que las chiquillas se reconocieron... La madre de su amiga, tiró del brazo a su hija para que siguiera su camino, pero donde esté una buena amistad desde la guardería, que se quiten todos los obstáculos, total que nos pusimos a hablar de acera, a acera como si fuera una conferencia telefónica.

Inés, la madre, es muy agradable, habíamos compartido muchas horas de patio esperando la salida de nuestras hijas, me hizo las preguntas de rigor, ¿qué tal tu mujer?, el trabajo ¿cómo lo llevas?, vamos lo que se llama un tercer grado de cortesía. Al que sin duda respondí, repreguntando cuasi lo mismo.

Mientras las enanas hablaban en ese dialecto extraño, que parecen entender solo ellas, dicen - "ooio", tú preguntas - ¿qué ha dicho? y tu hija te suelta, - Papá pues que va a ser "cocodrilo". Ellas se querían abrazar, y se lanzaban besos que recorrían la avenida. La madre de Leti, se cansó, nos mandó un adiós cordial y dio recuerdos para el personal... Seguimos un poco más de paseo, pero Iris dijo que la calle era muy aburrida, y que se quería volver para casa, "entre ponte bien y estate quieta", había pasado casi la hora. Volvíamos para casa cuando a lo lejos divisé una silueta que me era conocida, el ministro de Suministros con una bolsa de compras para disimular, estaba "pelando la pava", debajo del balcón de la pelirroja que le traía sin dormir por las noches... y a los demás, ¿qué se pensaba?, ¿qué no oíamos?,  en las casas hay mucho espía, ni el FBI y la KGB juntos... Iris que vio a su hermano empezó a chillar, este se puso rojo como un tomate, y la pelirroja desapareció del balcón como en esos trucos de magia del maestro Tamariz... y es que a ciertas edades la vergüenza cotiza muy alto.

El joven ministro con cara de pocos amigos se acercó a nosotros, y la tata que le adoraba, se lanzó a abrazar sus piernas como si no lo hubiera visto en años, hacía una hora que habían estado juntos y peleándose, cosas de hermanos que solo ellos son capaces de comprender. Nos contó que la presidenta le mandó a por harina para hacer pan, como ya conocen es la nueva afición de la familia... Iba a decirle que la tienda estaba en otra dirección, pero hay veces que la discreción nos evita momentos incómodos...

Está claro que nos están cambiando la vida, limitando, en un régimen de semilibertad que dicen es por nuestro bien, pero sin embargo otros países han sido capaces de luchar contra el virus, sin restringir o limitar tanto los derechos fundamentales y constitucionales. Son muchas las dudas que uno puede tener y pocas las certezas, pero por el bien de todos más les valía ponerse de acuerdo a los responsables gubernamentales y a la digna y leal oposición para que al menos el daño sea el menor posible para todos. Continuará....

Comentarios